miércoles, 13 de septiembre de 2017

Flores de Bach y Nutrición XIX: Larch, no puedo.

Ponerse una meta en questión de alimentación, es un reto que a algunos motiva y propulsa, y a otros asusta. Existe además un tercer grupo de individuos que ni siquiera se lo plantean pues parten de la base de que no están dotados para un cambio de dieta. A ellos, Bach les dejó Larch.


Ya se trate de pasarse al vegetarianismo, abandonar el gluten o evitar los alimentos hipercalóricos, un nuevo planteamiento dietético necesita de una cierta determinación y confianza en uno mismo, pues ningún cambio es fácil, y son precisamente estas cualidades de las que carecen los individuos Larch. Basándose a menudo en experiencias negativas pasadas, no se creen capaces de decir no a las tostadas con mantequilla o al bocadillo de mortadela, pues, bajo su opinión, simplemente no tienen ni la fuerza de voluntad ni el arrojo necesarios.

Olvidan que cada nueva experiencia nos ofrece nuevas oportunidades y que ya no somos la persona que éramos hace seis meses. Se subestiman (en general, o en una faceta concreta de su vida, en este caso, la alimentación), e infravaloran su imaginación y capacidad de estrategia para afrontar el desafío de un cambio en los hábitos culinarios. Paradójicamente, esta apreciación negativa de sus aptitudes está infundada, a pesar de los posibles fracasos anteriores, pues suelen ser individuos con un talento superior a la media, quizás traumatizados por el acoso de envidiosos en el pasado. Lo peor es que se comparan con otros, admirando sin resentimiento aquellos que triunfan en su cometido, lo que les hace sentirse aun más inferiores.

En efecto, en estado positivo, los individuos Larch recuerdan que un fracaso es una oportunidad de aprendizaje en el camino hacia un objetivo, que nos enseña algo más de nosotros mismos y nos mueve a buscar otras maneras de hacer, o, en este caso, de comer. Redescubren su creatividad en la cocina para substituir ingredientes, inventar recetas y evitar las ansias de dulce. Encuentran de nuevo su tenacidad y se perdonan las recaídas, entendiéndolas como una parte del proceso y no como el final fatal del mismo. Entienden también que el proceso de cada uno es personal y que no podemos medirnos en función de los logros de los demás.


Finalmente, Larch nos recuerda que el amor propio y el sentimiento de valía son incondicionales y no dependen de triunfos o fracasos ni propios ni ajenos, y que deben alimentarse todos los días si queremos llevar una vida tranquila y feliz.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Piojos y liendres: remedios naturales

Se acerca el comienzo de un nuevo año escolar y aquellos con joven descendencia se disponen a equipar a sus retoños con lo necesario para afrontar los desafíos del curso que empieza: libros, libretas, lápices, chandal y carpetas. Sin embargo, no son sólo conceptos intelectuales, que los pequeños van a tener que afrontar: los parásitos de cada año los esperan a la puerta de la escuela para poblar sus cabezas. ¿Los hemos preparado para combatir piojos y liendres?


Por supuesto, el mercado propone numerosas soluciones en forma de champús, esprays y lociones. Sin embargo, para aquellos que quieren evitar a sus pequeños una nueva dosis de substancias químicas, a menudo agresivas y con posibles consecuencias para la salud, existen soluciones más naturales y bien eficaces.

Debe saberse, de entrada, que la presencia de piojos no indica necesariamente una falta de higiene, pues estos pequeños parásitos sin alas (Pediculosis humanis capitis) se desplazan fácilmente de un individuo a otro por puro contacto y proliferan rápidamente, la hembra pone de 5 a 10 huevos por día. Las liendres, el bébé del piojo, se engancha solidamente cerca de la raíz del cabello gracias a una substancia pegajosa que dificulta su eliminación, incluso con el cepillado. Los champús convencionales no afectan a estos insectos, los cuales no son peligrosos para la salud ni transmiten enfermedades, pero causan las conocidas molestias de picazón y descamación de la piel. Los lugares cerrados y compartidos, como las aulas, ofrecen condiciones ideales para su proliferación.

Prevención
Como siempre, la prevención es la clave, y para ello contamos con varias estrategias:
  • El aceite esencial de Lavandín Super o Lavandula hybrida constituye un excelente repulsivo. Es una esencia poco alergénica, por lo que podemos aplicar unas gotas directamente en la nuca y las sienes (siempre es mejor hacer antes un test en el pliegue del codo), o bien añadirlo a un champú neutro para el lavado regular del cabello (20 gotas en total de aceite esencial por 100ml de champú). Se le puede añadir también aceite esencial de Geranio o Pelargonium graveolens, otro gran repelente de insectos. También podemos confeccionar un espray con 70ml de alcool de farmacia, 30ml de agua y veinte gotas en total de estos aceites, para rociar la cabeza del niño.
  • En caso de cabello largo, es una buena idea recogerlo en un moño o coleta para evitar el contacto con el cabello de otros niños.
  • Aún sin síntomas evidentes, es necesario inspeccionar el cabello regularmente.
Tratamiento
Una vez instaurada la infección, podemos tratar con varias acciones paralelas:
  • Lavado con un champú neutro al que hayamos añadido, como antes, aceite esencial de Lavandín Super (Lavandula hybrida), Clavo (Eugenia carophylata), Orégano de Grecia (Origanum heracleoticum) y/o Árbol del té (Melaleuca alternifolia). La proporción será, nuevamente, de 10 gotas de aceite esencial en total por 100ml de champú.
  • Mascarilla capilar a aplicar antes del lavado, que contenga aceite de coco, que asfixia los piojos (aunque no tiene efecto sobre las liendres) y/o aceite de neem, insecticida natural ampliamente usado en Asia, eficaz contra los piojos y que puede alterar el desarrollo de las liendres. A estos aceites vegetales, que nos servirán de base de la mascarilla, podemos añadir la misma mezcla de aceites esenciales indicados para el champú, en una proporción más elevada: 50 gotas en total de aceite esencial por 100ml de aciete vegetal. Alternativamente, podemos confeccionar una mascarilla con 10ml de vinagre de alcool blanco (otro gran aliado contra estos parásitos) y 10ml de aceite de oliva, y añadir 8 gotas de aceite esencial. En ambos casos debe aplicarse la mezcla sobre el cuero cabelludo, cubrir con un plástico y dejar actuar durante 20 minutos. Lavar despúes con champú.
  • Utilizar el peine específico para eliminar liendres, pues estas, como se ha dicho, se enganchan fuertemente y son difíciles de retirar. 
Se aconseja repetir una semana más tarde y luego al cabo de dos semanas, pues si algunas liendres sobreviven, la infección puede recomenzar.

No deben olvidarse los objetos que están a menudo en contacto con la cabeza del niño, como gorros, bufandas, cuello de abrigo, diademas, fundas de almohada entre otros, lavarlos a menudo y rociarlos con el espray casero anti-piojos. 

También es una buena idea inspeccionar el propio cuero cabelludo y tomar precauciones, pues los indeseables intrusos no distinguen edades y pueden bien acabar poblando nuestra propia cabeza.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Geranio en esencia

Nos es muy familiar. Siempre hemos visto geranios en los balcones y ventanas de nuestros pueblos y ciudades, alegrando y dando color a las calles. Pero, a pesar de ser una planta común, su aceite esencial entraña un valioso y diverso abanico de virtudes tanto en el campo de la perfumería como de la cosmética, así como un interesante conjunto de propiedades terapéuticas.


Encontramos distintas variedades de esta planta, como la Pelargonium graveolens, la Pelargonium odoratissimum, la Pelargonium roseum o la Pelargonium asperum CV Egypte. Sin embargo, el aceite essencial proviene a menudo de un híbrido entre la Pelargonium capitatum y la Pelargonium radens.

Es originaria de Sudáfrica aunque se ha cultivado tradicionalmente en Egipto, Marruecos, Algeria y  La Reunión. Actualmente, China y Rusia son grandes productores. Es una planta de un metro y medio de altura, aproximadamente, de hojas verdes y flores rosas, rojas o blancas, y su aceite esencial se extrae por destilación al vapor de las hojas o de la planta entera. Rico en alcoholes y esteres, es un aceite esencial muy utilizado en perfumería por su fragante aroma.

En la Isla de La Reunión se produce la variedad de aceite esencial Bourbon, la más exquisita, conocida como "rosa geranio", por su similitud a la rosa. De hecho, en el mundo de la Aromaterapia, el aceite esencial de Geranio Bourbon se considera como la "rosa de los pobres", y a menudo se utiliza para alargar el aceite de Rosa (reina de los aceites esenciales y muy costosa), ya que la primera es bastante más asequible. Ambos aceites se encuentran, según el antiguo herborista inglés Culpeper, bajo la influencia de Venus, que les otorga características marcadamente femeninas.

Entre sus múltiples propiedades destaca, de entrada, su acción hemostática y cicatrizante, por lo que se usa en casos de hemorragia (epistaxis, hemoptisis, hematemesis, metrorragia, hemorroides), capilares rotos, angiomas y cortes sangrantes, en aplicación local mediante cataplasmas o masaje (diluída). Su acción diurética es igualmente remarcable, ayudando en la retención de líquidos, a lo que se suma su influencia sobre el sistema linfático, potenciando la liberación de agua, y haciéndolo particularmente útil en el tratamiento de la celulítis, así como en inflamación de las articulaciones.

Actúa igualmente sobre las glándulas suprarrenales, vinculadas a la secreción hormonal, por lo que constituye también un importante equilibrador del sistema reproductor femenino. Su acción, no menos importante, sobre el sistema nervioso, lo hace imprescindible en casos de tensión premenstrual, tanto a nivel físico como emocional, pues ayuda a recuperar la confianza en si misma.

A su poder cicatrizante se añade una acción reguladora de la grasa cutánea, lo que, a nivel cosmético, lo hace apto para cualquier tipo de piel, tanto seca como grasa, y muy valioso para cualquier tipo de afección cutánea, desde acné hasta urticaria, pasando por la rosácea, capilares rotos (no olvidemos su efecto hemostático), micosis o candidiasis facial. Por los mismos motivos, es muy útil en preparados capilares, por su regulación del sebum. En cosmetología se utiliza también, en forma de crema o mezclado con un aceite portador, para tratar las estrías.

Por último, el geranio es un gran repelente de insectos, motivo por el cual lo vemos, desde el tiempo de nuestras abuelas, en ventanas y balcones, protegiendo nuestras casas de pequeños invasores.

Enfin, conociendo todas sus virtudes, la próxima vez que paseemos bajo un balcón bordado de estas coloridas flores, seguro que las miramos con otros ojos.



viernes, 28 de julio de 2017

Preparados de aceites esenciales: sinergias listas para usar

Introducirse en el mundo de la Aromaterapia implica entrar en un nuevo universo de sensaciones, emociones y mucha información. Por ello, puede sin duda resultar un poco desbordante, pues la gama de aceites esenciales es infinita, y cada uno de ellos cuenta, generalmente, con un largo listado de propiedades e indicaciones que nos pueden dejar aturdidos y confusos en un primer momento.



Como néofitos, lo más probable es que, incialmente (después de habernos deshecho de los aceites y otro productos "pseudo" aromaterapéuticos, artificiales y sintéticos), hayamos adquirido un pequeño difusor y una botellita de lavanda, naranja o romero, pues estas son esencias familiares de uso práctico: en el dormitorio para relajarnos, en la sala de estar para promover la cordialidad, o en el despacho para potenciar nuestra concentración y memoria, respectivamente.

Pero tal y como nos adentramos en esta aromática disciplina, aprendemos que cuando se combinan varias esencias, estas se potencian entre ella, y es por eso que en Aromaterapia se usan mezclas de aceites, tanto para uso tópico (diluídas, en principo, en un portador), como para su inhalación (en difusores, vaporizadores o en espray), ya que de este modo se consiguen aromas y resultados interesantes.

Así, para poder crear mezclar, vamos a necesitar un cierto surtido de esencias, lo que, teniendo en cuenta que estas, si son verdaderas, tienen un cierto coste, nos puede suponer una considerable inversión (que a la larga amortizaremos, ya que los aceites se usan por gotas y pueden durar años). A no ser que adquiramos, directamente, un Preparado de Aceites Esenciales.

Cuando se trata de firmas de confianza, estos preparados son simplemente un conjunto de tres o más aceites, sin diluir ni adulterar, y por tanto se usan del mismo modo y en las mismas cantidades que los aceites esenciales indiviuales. Acostumbran a ser comercialisados en el mismo formato que los aceites (botellas de cinco, diez, catorce, diecisiete o treinta mililitros), y con diferentes nombres como "anti-celulítico", "energetizante" o "relajante", por ejemplo, orientándonos acerca de su uso.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de indicciones de cada aceite, sin duda se le pueden encontrar más aplicaciones a cada preparado, que el que su nombre indica. Por ejemplo, una sinergia "relajante" que contenga lavanda fina, petit grain bigarade y patchouli, puede ayudar también a una piel grasa a equilibrar la producción de sebo y desinfectar los comedones.

Por otro lado, pueden  servir también como base para nuestras propias sinergias, agregándo otros aceites
esenciles.

Son, sin duda, una buena opción, pues son formulados por profesionales y recogen el conocimiento y la experiencia necesarios para conseguir una buena y equilibrada sinergia, ahorrándonos no sólo un dinero, sino también el riesgo de crear un cocktail aromático explosivo e irrespirable, cuando todavía no tenemos este delicado arte muy por la mano.

miércoles, 19 de julio de 2017

Flores de Bach y Nutrición XVIII : Impatients, come despacio

Ya sea por un rasgo de personalidad o por estar inmersos en la vorágine maratoniana propia de nuestra cultura, el comer deprisa ha tomado dimensiones epidémicas entre nosotros, con las nesfastas consecuencias que ello comporta. La falta de tiempo y la prisa crónica son las culpables, y es precisamente para este tipo de circunstancias que Bach nos dejó Impatients.


En efecto, la comida rápida o "fast food" es un símbolo de nuestra era, pues satisface las necesidades de aquellos que no quieren o no pueden esperar el tiempo lógico que precisa la elaboración de un plato, pues la pausa para el almuerzo es cada vez más corta (cuando la hay), y a menudo se aprovecha para ir al dentista o hacer las compras. Por otro lado, y en sintonía con esta dinámica propia del modo de vida vida complejo y sobrecargado al que nos incita la sociedad occidental, una vez tenemos la comida en el plato, tampoco tardamos en tragar, mientras leemos, chateamos o miramos la televisión, los alimentos a los cuales prestamos poca o ninguna atención. Es realmente sorprendente, tratándose de la necesidad más básica para la subsistencia, cómo se ha trivializado el momento de comer, otorgándole poco tiempo e importancia, sin entrar en el tema de la calidad de los productos que ingerimos, y en la batalla de precios (en detrimento de esta calidad), pues no hay realmente ningún escándalo en invertir varios cientos de euros en un teléfono, pero añadir cincuenta céntimos a un producto bio nos parece aberrante. Y no hablemos de los malos hábitos.

Volviendo al tema de las prisas, comer atolondradamente es nocivo porque entorpece la digestión y puede producir gases, dolor de estómago, diarreas, estreñimiento, desnutrición e incluso intolerancias alimenticias. La digestión empieza en la boca, pues la saliva contiene enzimas digestivas necesarias para la transformación de los alimentos, y la masticación tritura cada bocado para que llegue al estómago en pequeños pedazos y pueda ser digerido. Cuando comemos deprisa, la saliva no se mezcla suficientemente con la comida ni es esta despedazada, con lo que el sistema digestivo se ve en dificultades para hacer su trabajo. La fermentación y putrefacción de los alimentos mal digeridos es la causa de los gases y la flatulencia, como la llegada de trozos grandes de comida al intestino es responsable de intolerancias y dispepsias. La alimentación rápida forma parte además de uno de los factores de riesgo para el aumento de peso.

Es por ello que tomarse el tiempo de comer tranquilos es absolutamente necesario para evitar molestos apretones de vientre en mitad de una reunión de trabajo, o simplemente para asegurar una correcta nutrición. Puesto que el ritmo de vida general no nos invita a echar el freno y consacrar un momento más prolongado a nuestros desayunos, almuerzos y cenas (una colación de menos de media hora se considera comida rápida), la naturaleza está ahí, como siempre, para ayudarnos con, entre otras, la Impatients Glandulifera como remedio floral. Esta flor está indicada para aquellos que no tienen espera ni paciencia, cuyo reloj interno va adelantado, provocando un desequilibrio con el ritmo natural de las cosas. En lo que concierne a la comida, como hemos visto, podemos recomendar Impatients no sólo a aquellos que son de naturaleza precipitada, sino a todos los que nunca han aprendido a tomarse la comida con calma. 

La toma de esta flor, además de solventar apretones y gases, puede hacernos redescubrir el placer de comer, de disfrutar lentamente de los sabores, aromas y texturas que el arte culinario tiene a ofrecer, de paladear cada bocado con exquisitez y de reencontrar en el acto de alimentarnos, todos los beneficios nutricionales, psicológicos y sensoriales que le son propios.

miércoles, 12 de julio de 2017

Estado Alfa: entre sueño y vigilia, lugar de sanación

Para aquellos que nunca han tenido el beneficio de visitar tan bendito lugar en la mente, explicaré que lo que llamamos en el mundo de las terapias naturales, el estado Alfa, se describe como ese momento mental en que no se está todavía dormido, pero tampoco despierto, hay ausencia de tensión, el cuerpo está relajado y no se experimenta estrés. Es, por ello, el estado ideal para que la sanación tenga lugar.


El nombre le viene dado por las ondas cerebrales de tipo alpha, que tienen un rango de frecuencia de entre 8 y 13 Hertzios, originadas principalmente en el lóbulo occipital durante un estado de relajación y con los ojos cerrados, las cuales se debilitan cuando nos quedamos dormidos o cuando abrimos los ojos. En estado de vigilia emitimos ondas Beta, de gran amplitud, y durante el sueño predominan las ondas Theta, que se alcanzan en estado de relajación profunda, y Delta, presentes durante el sueño profundo. Estos cuatro tipos de onda cerebral coexisten en todo momento, predominando en un estado u otro.

La música, la meditación, la hipnosis o la relajación inducida, son formas comunes de acceder al estado "alfa", tan beneficioso y necesario para nuestra salud. Pero también lo pueden ser el sonido de las olas, la mera contemplación del mar, un aroma, una oración, un mantra, un color, una imagen, una voz, o cualquier otra forma de estimulación sensitiva.

Este estado de consciencia, en que la mente está serena y el cuerpo relajado pero aún estamos despiertos, es una circunstancia muy propicia para que la sanación tenga lugar, pues nuestro ser está receptivo pero no defensivo. Es una forma de relajación consciente que no admite sentimientos destructivos como la culpa o el enfado, por lo que cualquier estímulo sanador es bien recibido por el organismo y por el espíritu, ya que no se encuentra con las resistencias habituales originadas por los prejuicios, los miedos o los malos hábitos. En este estado, la mente está receptiva a sugestiones inducidas y los cambios a un nivel profundo, son posibles. 

En base a este hecho, el psicólog mejicano José Silva desarrolló en los años 70 el conocido Método Silva, sistema de desarrollo mental, que enseña a inducir el estado alfa con el objetivo de mejorar el descanso, la concentración, la actitud positiva, la imaginación, la creatividad, la eficiencia en el trabajo y la autoestima.
Aunque ampliamente criticado, este método constituye un punto de partida en la exploración de los estados de conciencia propicios a la sanación y al desarrollo personal.

Lo que es evidente es que este estado no es, en ningún caso, un invento más del siglo XX, pues nuestros ancestros orientales ya conocían y practicaban la meditación, así como los derviches con su trance giratorio, o los chamanes, quienes, a pesar de lo que generalmente se cree, no se servían necesariamente de drogas alucinógenas para entrar en otros estados de consciencia, sino de música u oraciones. 

En nuestra sociedad, es en los centros de salud natural donde, típicamente, se intentan reproducir las condiciones óptimas para un estado alfa, con la aromaterapia, luz tenue y su música sedante, para crear un ambiente de bienestar que nos permita acceder a este bendito estado, y una vez allí, abrirnos a recibir una terapia sanadora.


Sin embargo, no tenemos por qué limitar el acceso a este nivel de consciencia a las vistas a nuestro terapeuta, pues tenemos herramientas cotidianas, como la música, los aceites esenciales, o una bañera de agua caliente y, sobretodo, la meditación, para calmar la mente, relajar el cuerpo, dejar que toda la tensión, estrés y malos pensamientos se disuelvan, y reencontrar el equilibrio. Si tan sólo decidimos permitirnos ese necesario lujo. 

miércoles, 28 de junio de 2017

Yemoterapia, el poder terapéutico de los brotes vegetales

La yemoterapia utiliza partes embrionarias de la planta, como los brotes tiernos o yemas, en forma de macerado bebible. Este método tiene un doble objetivo, en sintonía con la filosofía naturopática, que consiste en un primer estadio de drenaje profundo del organismo para luego regularizar el funcionamiento de los órganos en disfunción.


Historia
La primera referencia bibliográfica al uso de las yemas vegetales la encontramos en la obra de Santa Hildegarda de Bingen, en el siglo XII, la cual menciona en "Le livre des subtilités des créatures divines" los brotes de abedul, grosellero negro, castaño, fresno, álamo, manzano y tilo. En 1790, el escritor y apasionado de las ciencias alemán Johan Wolgang von Goethe habla también de la importancia de los brotes vegetales en  su libro "La metamorfosis de las plantas".

Pero es en 1959 cuando el médico belga Pol Henry conduce estudios clínicos en fitoembriología, publicando en 1982 un volúmen titulado "Phytoembryothérapie - Gemmothérapie" dando nacimiento a este término. El Dr. Henry introduce también, dentro del marco de esta nueva terapéutica, el concepto de fitosociología vegetal, que tiene en consideración la forma de vida de la planta a la hora de la prescripción, de modo que el nogal, que crece aislado, debe ser prescrito, preferentemente, disociado de otros remedios.

Sus trabajos fueron posteriormente desarrollados por el Dr. Max Tétau en Francia, el cual publicó "Nouvelles cliniques de gemmothérapie en 1987, así como por el Dr. Berget, el Dr. Julian y el Dr. Flament. En 1997, el Dr. Fernando Piterà, en Italia, publica "Compendio di gemmothérapia clinica (Meristemothérapia), introduciendo el concepto de meristemo.

Cabe destacar que todos estos trabajos se inspiraron en los estudios del Dr. Paul Niehan, en 1930 sobre embrioterapia, el cual desarrolló una terapéutica basada en la inyección intramuscular de células de fetos animales con el objetivo de drenar el organismo y activar sus funciones inmunitarias.

Características
La yemoterapia se basa en la idea de que los brotes vegetales representan la totalidad de la planta o "totum", pues entrañan todo el bagage genético de la misma, por lo que, potencialmente, pueden contener propiedades tanto de las hojas, como de las raíces, frutos o tallos de la planta adulta. Los tejidos embrionarios son, además,  ricos en factores de crecimiento, favoreciendo la regeneración de nuestros órganos. Por otro lado, el meristemo de las yemas está formado por un conjunto de células indiferenciadas, comparable a las "células madre" madre humanas, capaces de se diferenciar y especializar, según las necesidades.

Otra particularidad destacable de esta terapéutica es que los brotes presentan propiedades ausentes en la planta desarrollada, por lo que tienen indicaciones suplementarias. Por ejemplo, el abedul, conocido por su acción sobre el sistema urinario, como depurativo, así como sobre los rehumatismos, en yemoterapia encontramos también una acción estimulante de la libido.

Preparación
Los brotes vegetales se recolectan, principalmente, en primavera y se dejan macerar durante tres semanas en una mezcla de agua, alcohol y glicerina, pues el agua extrae las sales minerales, algunas vitaminas y flavonoides, el acohol extre alcaloides y heterósidos, y la glicerina otros flavonoides y fenoles. Sin diluir, se consigue un "macerado concentrado", formato habitual de la yemoterapia, aunque también encontramos diluciones homeopáticas a la 10DH, o macerado D1, así como diluciones a la 100CH, o macerado C1 para las plántas tóxicas.

Posología
Del macerado concentrado se toman entre 5 a 15 gotas en un vaso de agua, dos veces por día. Del macerado D1 se toman entre 50 a 100 gotas al día, también diluidas en agua. Existe igualmente el espray bucal e incluso es posible realizar un unguento de aplicación cutánea con 20 gotas de macerado concentrado en 250 gramos de un cuerpo neutro como la cetalina o la manteca de carité.

Protocolos
Bajo el punto de vista de la yemoterapia, como de la naturopatía, la enfermedad es un desarreglo interno originado por una intoxicación exógena (alimenticia, respiratoria o medicamentosa) o endógena (emocional). Por este motivo, como se menciona más arriba, un tratamiento con los brotes se compone de dos fases: un primer mes de desintoxificación y purificación seguido del tratamiento, a partir del segundo mes, del sistema perturbado. Para el primer mes de detoxificación, usaremos un macerado de abedul por las mañanas y uno de higuera por la noche, o, en caso de terreno alérgico, un macerado de grosellero negro por la noche.

Algunos ejemplos de tratamiento son:
  • Menstruaciones difíciles:  frambuesa por la mañana y cassis por la noche.
  • Sofocos de la menopausia: frambuesa, arándanoe higuera mañana y noche.
  • Alergias: grosellero negro, romero, abedul e higuera, mañana y noche.
  • Problemas hepáticos: romero por la mañana y enebro por la noche.
  • Problemas renales: enebro por la mañana y abedul por la noche.
Precauciones y contraindicaciones
- Existen en el mercado sinergias de yemoterapia que incluyen diversos brotes de plantas para diferentes condiciones. En este caso, no se recomiendan más de dos complejos al día, y en momentos distintos (mañana y noche).
- La mujer embarazada no debe tomar yemoterapia antes del tercer mes de gestación y, en cualquier caso, debe consultar con un profesional de la salud.
- No se recomienda la yemoterapia a mujeres en periodo de lactancia.
- Las personas bajo tratamiento médico, particularmente aquellas que tomen anti-coagulantes o medicamentos para el sistema cardio-vascular, deben consultar con su generalista antes de iniciarse en la toma de estos preparados.

Fuentes:
* "La gemmothérapie. La santé par les bourgeons" Dr. Roger Halfon. Editions Trajectoire 2005
   ISBN 2-84197-348-4

* "La Phytembryothérapie. L'embryon de la gemmothérapie" Dr. Franck Ledoux, Dr. Gérard        
  Guèniot. Editions Amyris 2012. EAN 978-28755-2004-3