domingo, 27 de marzo de 2011

¿Quién fue Paracelso?


Philippus Aureolus Theophrastus Bombastus Von Hohnenheim (Suiza 1493 - 1541), se autodenominó Paracelso por su subscripción a las doctrinas de Celso (filósofo griego del s.II, autor de la Doctrina Verdadera) y constituyó un personaje de lo más peculiar y revolucionario en el Medievo.

Recibió de su padre, médico, su primera formación en este campo, así como en latín, alquimia, botánica y teología. Se formó en Basilea en artes ocultas y astrología, y ejerció como catedrático en esta ciudad, donde quemó públicamente libros de Galeno y Avicena ante la aseveración de que "en los cordones de mis zapatos hay más sabiduría que en todos estos libros". Esto le ganó la la animadversión y persecución de un amplio abanico de colectivos, desde médicos hasta protestantes, por lo que emprendió un largo viaje por el mundo, adquiriendo de diferentes culturas amplios y diversos conocimientos en medicina.

A Paracelso se le atribuyen prácticas alquímicas y se especula su relacionamiento con el famoso alquimista Eberhard Baumgartner en la escuela de Benedictinos donde también estudió. De hecho, su interés por aspectos mágicos y esotéricos caracteriza su práctica médica, y lo aparta del dogmatismo "científico" emergente en la época. Su practica también se caracterizó por la humildad, ya que asisitió a enfermos de peste, escribió un libro sobre las enfermedades profesionales de los mineros, y creó una farmacia para pobres, depreciando así la arrogancia de la clase médica.

En su aportación a la medicina destaca su extensa obra (entre 50 y 100 títulos) sobre diversos temas, su interés por la anatomía, más allá del plano físico (anatomía de las enfermedades), la introducción del concepto "igual cura a igual" (precursor de la homeopatía), su gran fe y respeto por la Naturaleza, a la cual considera como la última responsable de la curación, y el componente mágico y esotérico que impregna su medicina (se le atribuyen conexiones con seres fantásticos de la Naturaleza).

Un avanzado de su época, que dedicó su vida vocacionalmente a la medicina, no se amedrantó ante amenazas, y vivió su verdad sin miedo y hasta las últimas consecuencias. Toda una inspiración.