miércoles, 27 de noviembre de 2013

QUISTE OVÁRICO HEMORRÁGICO. TRATAMIENTO CON NATUROPATÍA, REFLEXOLOGÍA Y FACIOTERAPIA

Mujer de 35 años, consulta por quiste ovárico hemorrágico detectado en consulta de ginecología en la última menstruación. Cursa con mareos, dolor, hemorragia, náuseas y distensión abdominal. Los síntomas empeoran de noche y con el cansancio. Lo atribuye a su estado emocional y cree que puede tener relación con el hecho de haber sido diagnosticada de hipotirodismo unos meses atrás.


Antecedentes personales
No reporta antecedentes personales importantes, a parte del hipotiroidismo, para el cual se está medicando con Eutirox. Toma también un suplemento de onagra para el síndrome premenstrual.

Antecedentes familiares
Es la menor de cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres. Su hermana ha sufrido apendicitis, depresión, y le extirparon un ovario. Sus progenitores viven los dos, la madre sufre de hipertensión arterial y le extirparon un riñón por cáncer.

Anamnesis
Comenta que sufre de cierta miopía en un ojo, bolo histérico en la garganta, se siente deprimida y llora frecuentemente (lo hace en nuestra primera visita). Orina frecuentemente, es miedosa, suelen dolerle las lumbares, le gusta el sabor salado más que el dulce y padece estreñimiento crónico. Tiende a la rumiación excesiva (motivo también por el cual le cuesta dormir), se le suelen reventar capilares, se le duermen las piernas y es más bien friolera.

Sueño
No descansa bien por la noche pues es dueña de un bar nocturno y tiene horarios irregulares, se acuesta a menudo a altas horas de la mañana. Padece insomnio de segunda hora.

Hábitos - alimentación
Bebe alcohol socialmente, fuma  de 5 a 10 cigarrillos al día, toma un café diario y consume cannabis ocasionalmente. Va a clases de pilates dos veces por semana. No siente especial fatiga. Su alimentación es desordenada, no cocina mucho. Considera que consume poco líquido y poco pescado.

Estrés
Su nivel de estrés en una escala del 0 (nada) al 10 (mucho) es un 6. Su principal estresógeno es el trabajo, pero en consulta menciona también estrés con la pareja por una separación temporal por la que acaban de pasar.

Estado emocional
Se siente asustada y nerviosa anímicamente (en sus palabras).

Exploración
Mide 1’60m y pesa entre 52-55kg, menciona que nunca se pesa porque en el pasado sufrió un capítulo de trastorno alimenticio y cuando lo superó no se volvió a pesar más. Sus analíticas recientes son anodinas, excepto la ecografía, que revela el quiste.

Su pulso es tenso en barrera en la mano izquierda (hígado), bajo en raíz en las dos manos (riñón), y más pronunciado en zona de pulmón.

Su lengua es rosada, con puntos rojos y temblorosa, indicando estrés y agitación. La capa es seca indicando cierto calor.

Su iris es mixto (verdoso) subtipo ferrocromatosis. Revela una pupila en simpaticotomía, indicando un estado de alerta, y que a su vez comprime el sistema digestivo; pigmentos en zona de collarete sugieren toxicidad intestinal; y tiene una pequeña cripta en la zona pulmonar/coronaria.

Su esclera revela flema en zona de pulmón, y congestión digestiva, y de los sistemas nervioso y circulatorio.

Diagnóstico
Según la Medicina Tradicional China, se percibe un estancamiento de Qi de hígado que se convierte en fuego y ataca a pulmón. Esto se combina con un vacío de Qi de riñón de fondo, por agotamiento y constitucional (antecedentes familiares). El agua (riñón) no riega a la madera (hígado) y esta se estanca. A la vez el hígado estancado (hijo) roba la energía de la madre (riñón) realimentando este cuadro.  El hígado estancado también agrede a bazo, provocando bolo histérico, rumiación excesiva, insomnio y flema.

Tratamiento
Mi cliente no desea un tratamiento con acupuntura, de modo que optamos por la Reflexología y la Facioterapia. Además, prescribo Carbonato de magnesio (para desobstruir intestinos), melatonina (para regular los ciclos del sueño), y un suplemento de Omega 3, 6 y 9, cuando termine su Onagra (este es básicamente Omega 6, y debe ser equilibrada con los otros Omegas).  Le recomiendo aumentar el consumo de pescado y algas, para tonificar el riñón (madre del hígado), particularmente el alga Arame, con la cual recomiendo una lavativa vaginal (con el agua de hervir el agua) que ayude a deshacer el quiste. También recomiendo algo de picante, para tonificar el pulmón, y que este domine al hígado, y algo de dulce (zanahorias, cebollas, calabaza, etc.) para proteger al bazo de la agresión del hígado.





 Primera sesión
Desde la primera sesión, se manifiesta dolor punzante el reflejo podal de los ovarios, más en el pie izquierdo que en el derecho, tensión en cervicales, toxicidad en pulmón y en sistema digestivo. Trabajo estas zonas, además de ejercer digitopresión en los puntoso de acupuntura  1H, 2H, 3H, 5H, 6H, 1B, 4B, 6B, 1R, 2R, 6R, 5R y 8R. En cuanto al rostro, trabajo reflejos de ovarios, hígado, bazo y pulmón, y los puntos 124, 26, 61, 19, 7, 17, 41, 50 y 127 según el sistema Dien Chan de Facioterapia www.facioterapia.org

Seguimiento:
Sesiones:
2.       Comenta que se ha sentido más tranquila y que ha ido al baño todos los días.
3.       Afirma que anímicamente se siente “muy bien”, sigue yendo al baño, le sigue costando dormir, y con su pareja está bien. Añado al tratamiento unas flores de Bach: Mimulus, Larch, Oak, Vervain, Cherry Plum, según conversación mantenida.
4.       Se le adelantó la menstruación, regla normal. Sigue yendo al baño cada día, duerme bien. Va comiendo algas pero todavía no ha hecho la lavativa. Siente un “pequeño dolor” en zona de ovario, pendiente de ecografía la siguiente semana. Se le antoja el “dulc” (zanahorias y cebolla)
5.       Ecografía reveló que el quiste se ha reducido a la mitad. Duerme bien, los dos últimos días se despierta porque tiene una punta de trabajo. Va bien al baño. Está de buen humor. Come “más o menos bien”, no ha soñado tanto esta semana. Sigue sintiendo el “dolorcito” en la zona de ovario.
6.       Se siente más tranquila, el trabajo está “controlado”. Durmió diez horas seguidas un día esta semana. Come desordenadamente pero comió pescado. Sigue yendo al baño regularmente, está bien de ánimo. Comenta que siente una acidez constante en el estómago y que empieza a no apetecerle la Coca-cola. Le recomiendo infusiones Regamint de Soria Natural. No ha tenido más sueños. Empiezan a aparecer más reflejos dolorosos en zona de estómago y riñones, así como en zona urino-genital.
7.       Tiene de nuevo la menstruación, sin dolor ni metrorragia. Ha tenido un evento importante en el trabajo y ha dormido mal un par de noches, lo achaca al evento, pero se siente emocionalmente bien. Va bien al baño, continúa sintiendo una molestia en zona ovárica, así como en las extremidades, está pendiente de un control de las tiroides. Refresco las flores de Bach con Mimulus, Larch, Olive, Estrella de Belén y Crab Apple.
8.       Ha estado cinco días de vacaciones, se siente descansada, pero al regresar vuelve a sentirse estresada por el trabajo. Ha decidido no trabajar más de noche y contratar a una persona, está en este proceso. Sigue durmiendo bien y yendo bien al baño (Melatonina y Carbonato de Mg.). No sintió la molestia en zona ovárica cuando estuvo fuera.
9.       Ha terminado su Onagra, recomiendo esperar unos días antes de empezar con Omegas (3-6-9). Ha tenido gripe. Hoy menstruación, puntual, sin síndrome premenstrual. Ha estado resfriada y esto ha afectado su movimiento intestinal, pues ha estado tomando Ibuprofeno y Paracetamol. Ha dormido bien excepto por un par de días en que ha estado preocupada por temas laborales. Alimentación “bien y mal”.
10.   Pasó la gripe, se hizo la lavativa de Arame, y consumió el resto del agua. Le envío un par de recetas para utilizar el alga en la alimentación. Está un poco nerviosa, pero a partir de esta semana puede empezar un ritmo más “sano” pues ya no va a trabajar de noche. No ha notado el “dolorcito” estos días. Se duerme pero se despierta. Ha estado yendo al baño regularmente sin tomar el Carbonato de Mg.
11.   Duerme bien (aunque a veces se despierta). Ya no trabaja de noches entre semana, lleva un ritmo más normalizado, pero tiene a sus padres de visita. Está bien de ánimo. Le pregunta a su madre con más detalle y esta le comenta que ha padecido, además del cáncer de riñón y la hipertensión arterial, de tiroides, colon irritable, cálculos renales, y es hija de diabéticos. Su “dolorcito” no ha regresado. Empiezo a sospechar que este dolor corresponde más al tracto urinario, exploro más a fondo los reflejos podales y estos revelan dolor en uretra
.

12.   Ha estado de vacaciones con los padres, y un poco nerviosa. Volvió el dolor en zona urino-genital, y esta vez más intenso. En el viaje estuvo un poco estreñida. Ahora tiene intención de normalizar ritmos.
13.   Mañana tiene cita ginecológica para una ecografía. Ha tenido otra menstruación normal. Hace dos noches tuvo una subida de fiebre, sospecha que por virus intestinal, pues ha estado comiendo fuera con sus padres estos días, por ello, la alimentación ha estado revuelta. El dolor en bajo vientre (que describe como un “hilo”, un dolor alargado) persiste, le recomiendo que lo consulte mañana con la ginecóloga. Emocionalmente se siente bien, pero durante el tratamiento me habla más de su familia (su madre vino a visitarse conmigo y se hizo un pequeño tratamiento). Refresco sus flores de Bach con Mimulus, Larch, White Chestnut, Estrella de Belén y Mustard. Hablamos acerca de actividades integradas en su vida cotidiana, que puede realizar para mantener a raya su nerviosismo de fondo, que parece que “siempre hay algo por lo que estar mal”. Ya realiza ejercicio y actividades creativas, por lo que sugiero técnicas de control de estrés, y técnicas de respiración.

Al día siguiente de la última visita recibo un whatsup de mi cliente: “Anna, ya NO HAY QUISTE!!!” seguido de diez emoticonos de júbilo.

También me comenta que su ginecóloga ha descartado que el “dolorcito” esté relacionado con el sistema reproductor por lo que hablamos acerca de continuar el tratamiento orientado a esa molestia que, bajo mi criterio, corresponde al sistema renal.



jueves, 27 de junio de 2013

Escola de Salut de la Barceloneta


Per sisè any consecutiu, la Barceloneta demostra que no és només un barri de platja on anar a menjar peix i a ballar amb els coros, sino també una comunitat de gent involucrada en el seu propi benestar i engrescada a millorar la seva qualitat de vida.

Dins el marc físic i administratiu del Casal de la Gent Gran de la Barceloneta, s'ha dut a terme un any més l'Escola de Salut, projecte coordinat pel CAP de la Barceloneta, on també  participen diferents entitats, serveis, professionals amb caràcter  voluntari del camp de la salut, veïns i veïnes del barri vinculats al Pla Comunitari. Durant sis mesos, de gener a juny, un nombrós grup de veïns del barri han participat en tallers, xerrades i activitats diverses, adreçades a informar sobre la salut, i a dotar-los d'eines varies per tal d'encarar la malaltia.

Un extens ventall de propostes ha conformat el temari del curs, que es desenvolupa en diferents nivells, incloent desde la sexualitat a la tercera edat fins a un taller sobre les emocions, passant per la confecció d'un blog i un curs de cuina, entre molts d'altres temes.

Desde el T.A.O. varem tenir l'oportunitat de participar amb la xerrada "Introducció a la Cuina Macrobiòtica" el passat 13 de Febrer, en que varem fer cinc cèntims a un dels grups del curs sobre les nocions bàsiques d'aquest corrent dietètic, els ingredients i aliments més usuals, les formes de cuinar i l'elaboració d'un plat macrobiòtic.

Avui, 27 de juny, a les 16:00h s'ha dut a terme la cloenda del curs 2013 al Casal de la Gent Gran de la Barceloneta, on els mateixos alumnes han ofert un petit resum del que ha estat l'any, han fet alguna mostra dels tallers, i on s'han repartit agraïments als coordinadors de les diferents entitats implicades, i s'han otorgat diplomes als professionals docents que hem participat en les activitats, una servidora entre ells.

L'event ha finalitzat amb una engrescada interpretació de "Help, ayúdame" a càrrec d'un grup de cant del barri, seguida d'un piscolabis i molt de sarau.

video


http://www.slideshare.net/ponencias_mihealth2012/martinez-elena-pamem

jueves, 20 de junio de 2013

Limpieza hepática de Andreas Moritz: la gran controversia

Unos meses tras su muerte, a los 58 años de edad, Andreas Moritz sigue encendiendo foros de salud con su polémica cura hepática que tantos seguidores y detractores tiene en una muy equilibrada proporción.

En efecto, es francamente complicado crearse una opinión objetiva acerca de su conocido programa depurativo basándose en los testimonios y opiniones que se debaten en la comunidad virtual. Pues tan encarecidas son las alabanzas como las críticas que recibe, y todos aseguran tener evidencia empírica y/o científica que respalde su verdad.

Por ello, nada mejor que estudiar y experimentar la cura en primera persona, y tener así una opinión propia que haga oscilar la balanza hacia uno de los lados.

Empiezo por la lectura de su libro “Limpieza hepática y de la vesícula” (ISBN: 978-84-9777-295-2), y veo que se esmera en relacionar las funciones del hígado con los otros sistemas del cuerpo humano, asegurando la responsabilidad, en último término, de este órgano con respecto a las múltiples disfunciones del organismo. Y aunque puedo estar de acuerdo con ello hasta cierto punto, pues el cuerpo es uno y la fisiología de un aparato anatómico no es ajena a la de los otros, percibo que en algunos casos falla en dar una explicación lógica sobre estas interrelaciones, aseverando que es así, sin más.

Por otra parte, y en la misma línea, no se detalla en ninguna parte del volumen el porqué de la ingesta del aceite de oliva, del zumo de pomelo, e incluso de las sales de Epson. En el caso del Pomalic (ácido málico) que se debe tomar los seis días previos a la cura, se comenta que este ablanda las supuestas piedras hepáticas, pero se omite el mecanismo por el cual los otros ingredientes de la cura provocan la expulsión de estas piedras, y no se especifican análisis clínicos de las mismas.

El libro concluye con una generosa sucesión de testimonios favorables que no dudo sean ciertos, dado que en los foros virtuales se pueden encontrar muchos más. Pero tampoco se habla de precauciones y contraindicaciones, y, honestamente, me cuesta creer que esta cura sea indicada para todo el conjunto de la humanidad sin tener en cuenta la condición particular de salud.

Se le podría dar el beneficio de la duda a esta falta de información, al no tener evidencias para contrastarla, si no fuese por un detalle que, personalmente, me hizo cuestionar la veracidad de lo que se expone en el resto del libro, pues se hace el comentario de que la bilis le otorga a las heces su color marrón característico. Cualquiera que haya estudiado un mínimo de anatomía y fisiología sabrá que este color es debido a los glóbulos rojos sanguíneos muertos que expulsamos cada día (la sangre cuando se seca se vuelve de color marrón), y que unas heces pálidas (acolia) son un signo inequívoco de insuficiencia de sangre.

A pesar de todo ello, llevo a cabo la cura lo más fielmente posible a las indicaciones de Moritz, con la secreta esperanza de que, ciertamente, sea el remedio definitivo que todos buscamos. El proceso se desarrolla de la manera esperada, aunque el enema de farmacia que me aplico en la noche de la toma de las sales, desata violentamente mis intestinos, y es difícil discernir, en las primeras defecaciones, las piedras verdes del resto de materia fecal descompuesta.

Pero a la mañana siguiente consigo pescar una de las piedras, la limpio con cuidado, y con gran expectación la disecciono para observar su interior. Es del tamaño de la uña de mi meñique (tengo los dedos pequeños) y tiene una textura harinosa, blanda, como una pasta. Esto, sumado a su color verde intenso, me hace pensar que la piedra no es más que una mezcla de bilis y sal, que la secreción de este exceso de bilis es provocada por la ingesta del medio vaso de aceite de oliva, y que la función del zumo de pomelo no es otra que hacer el aceite más digerible. La piedra se desmenuza en mis dedos, lo que me impide llevarla a analizar, pero las opiniones más científicas y detalladas que circulan por la red corroboran en cierto modo mi teoría, asegurando que esas piedras no se encontraban en el hígado sino que se forman como resultado de la mezcla de las sales, el ácido cítrico y el aceite. Y que no contienes otros minerales que los que aportan las mismas sales de Epson. Me siento más ligera después de la cura, pero sospecho que el enema y el ayuno tienen mucho que ver con ello. El resto de mis males, de momento sigue acompañándome.

Sin embargo, no puedo ignorar a todo el colectivo de entusiastas de esta limpieza hepática cuyas vidas, aseguran, han cambiado drásticamente o, cuando menos, mejorado considerablemente gracias al programa. Hay incluso quien expone que, tras realizar sucesivas curas, la expulsión de piedras ha ido menguando, por lo que las piedras no podrían estar formadas, si esto es verdad, de sales y bilis. Se podría atribuir al efecto placebo estos pequeños y grandes milagros, pero los que vivimos inmersos en el mundo de las terapias naturales no gustamos mucho del recurso del placebo, pues es la misma justificación que se le da, a menudo, al éxito de la homeopatía o la acupuntura, y nos parece una excusa de mal pagador.

Por todo ello, encuentro difícil llegar a una conclusión favorable o desfavorable que pueda argumentar sólidamente, aunque no puedo evitar formarme una opinión, así sea básicamente intuitiva. Me inclino a pensar que la composición de las piedras, tras observar la mía propia, es, en efecto, resultado de los ingredientes de la cura, y que estas no estaban instauradas en mi hígado. Pero por otro lado, pienso que el hecho de ingerir tan gran cantidad de aceite, así como el ácido málico, las sales y el zumo de pomelo, además de la aplicación del enema y el semi-ayuno, provocan una reacción en el hígado, probablemente tonificándolo, descongestionándolo o haciéndolo trabajar extra, y estimulando así sus funciones de detoxificación, filtrado de la sangre, secreción de bilis, etc. Y según medicina tradicional china, el hígado controla los movimientos energéticos del cuerpo, es decir, el metabolismo, siendo, ciertamente, responsable en mayor o menor medida, de muchas funciones fisiológicas, tanto propias como de los otros órganos. Lo cual justificaría los beneficiosos efectos sobre la salud, en tan diversos ámbitos del organismo, que tan extenso público testifica.
 
La misteriosa muerte del creador de esta panacea “curalotodo”, a tan temprana edad, y que ha sido oficialmente justificada por una enfermedad congénita del corazón, no vierte precisamente más luz al asunto. Y sus arriesgadas disertaciones acerca del cáncer y el Sida ha hecho que muchos lo tilden de charlatán. Pero su numeroso club de fieles seguidores cuyas enfermedades no fueron resueltas por la medicina científica sino por la limpieza hepática nos recuerda que, al fin y al cabo y a pesar de todo, la buena medicina es aquella que cura, pero sobretodo la que no mata.





viernes, 7 de junio de 2013

Sin colorantes ni conservantes

(Artículo de Junio para Diari La Barceloneta)

El hecho de que esta coletilla se haya convertido en un recurso propagandístico para realzar la naturalidad y la salubridad de un alimento, pone en evidencia lo cuestionable de los aditivos, por mucho que algunos insistan en lo contrario. 



Sin valor nutritivo propio y generalmente sintéticos, los aditivos son substancias que se agregan a los alimentos con el fin de hacerlos más bonitos, más homogéneos, más sabrosos, más aromáticos, más grandes, o más duraderos. Es decir, de diseño. Su nomenclatura se compone de una E seguida de una cifra (E311), lo cual refleja, ya de entrada, su artificialidad. Sus defensores argumentan que al estar presentes en cantidades minúsculas, son inofensivos. 

Lo que se omite es el hecho de que la acumulación de todos los aditivos que ingerimos de diferentes productos, cada día, cada semana, cada mes, forma una considerable cifra y tiene sin duda un efecto en nosotros, muchas veces nocivo. Pues es muy fácil achacar, por ejemplo, las manchas en la piel al deterioro de la capa de ozono, olvidando que un colorante alimenticio es un pigmento que, una vez ingerido, debe ser expulsado del organismo, y la piel es una vía de expulsión. Asimismo, atribuimos al estrés nuestros dolores de cabeza, palpitaciones y cansancio, cuando parte de esta responsabilidad probablemente corresponda a las cantidades industriales de glutamato monosódico que ingerimos en innumerables alimentos, siendo estos síntomas efectos secundarios constatados de tan manido potenciador del sabor.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) propone al consumidor un listado de aditivos alimenticios supuestamente inofensivos. Pero, dada mi experiencia, la relación entre salud y organismos oficiales siempre me escama, así que rebuscando un poco en los trapos sucios de tan reputada institución me encuentro con que, recientemente, el presidente en España de Coca-cola ha colocado a una de sus ejecutivas de confianza como directora general de la AESAN. ¡Ay! Esta vinculación directa de la más globalizada multinacional del refresco artificial con las autoridades alimenticias de nuestro país, le resta toda credibilidad a su muy detallada lista de aditivos. Pues siendo la fórmula de la Coca-cola, el secreto mejor guardado de todos los tiempos, seguro que algo esconden. Y seguro que no es bueno.

Afortunadamente, la ley española nos garantiza un listado de alimentos libres de aditivos, que son la leche, los cereales, la nata ácida, la pasta seca, el arroz, el kéfir sin fruta, el yogur natural, los frutos secos, los huevos, las semillas, las patatas frescas, el aceite vegetal virgen, las hortalizas, la miel, la fruta fresca sin encerar, el agua mineral y de manantial, las setas frescas, el café en polvo, las legumbres y los alimentos ecológicos.

Y, aunque algunos lo duden, se puede disfrutar mucho en la mesa con las múltiples combinaciones que este grupito de alimentos básicos nos ofrece. Para aquellos que echaron de menos carne y pescado en la lista, remarcar que al final de la misma se mencionan los alimentos ecológicos, todos, los cuales son, sin duda, nuestro definitivo rescate.




http://cuestionatelotodo.blogspot.com.es/2012/04/coca-cola-se-hace-con-el-control-de-la.html




jueves, 23 de mayo de 2013

Coaching: la respuesta está en tí

"Yo no puedo enseñarte nada, sólo puedo ayudarte a encontrar el conocimiento dentro de tí mismo, lo cual es mucho mejor que traspasarte mi poca sabiduría" Sócrates.

Esta vez no escribo como terapeuta, ni como estudiante, sino desde el otro lado de la mesa, es decir, desde mi experiencia como "coachee", o persona que decide adoptar el Coaching como forma de acompañamiento hacia sus propósitos. Pues esta propuesta de crecimiento personal no sólo merece mis respetos por su planteamiento teórico, sino que he podido comprobar sus beneficios en mi propia realidad.

En efecto, las palabras de Sócrates, base filosófica del Coaching, resuenan como un contundente y certero eco dentro de mí, puesto que soy el tipo de persona a quien no le gusta que le digan lo que tiene que hacer, pero que cuenta con suficiente humildad como para reconocer que, en ocasiones, necesito apoyo para resolver alguna cuestión.

Así que después de algunas sesiones, me encuentro levantándome temprano cada mañana para hacer ejercicio (impensable en mí hace unos meses), escribiendo cartas que no envío a personajes de mi pasado para decirles lo que no les dije en su momento, creando espacio y tiempo para investigar sobre un tema pendiente, y organizando mi alimentación, entre otras cosas. Todo ligado a un objetivo concreto y medible que establecí el primer día con mi Coach, y con unos resultados muy palpables que, de momento, ya han mejorado considerablemente mi calidad de vida.

Estoy bastante impresionada, conmigo misma así como con la eficacia de este método para identificar recursos y capacidades personales, y darles una utilidad. Y todo ello sin demasiada intervención activa por parte del Coach, aunque sí muy estratégica y adaptada, me imagino, a cada persona, según la capacidad resolutiva y el nivel de consciencia.

Investigo un poco y averiguo que ya en el siglo IV a.c., Sócrates introdujo el concepto de "Mayeutica" (partera, literalmente) para definir un método inductivo de resolución de problemas, a base de formular preguntas. Pero que no fue hasta los años 70 del siglo XX que esta aproximación tomó un formato profesional actual, cuando Timothy Gallwey, entrenador deportivo, concibió la idea de ayudar a sus deportistas a superar sus bloqueos mentales para mejorar su rendimiento. A raíz de lo que él llamó "Inner game" (juego interno) se creó escuela, y el británico Sir John Whitmore adaptó el concepto al mundo empresarial, sector en el que el Coaching está bien arraigado. Consecuentemente, un poco más adelante, llegó también al plano personal, de la mano de Thomas J. Leonard, el cual se considera padre del Coaching moderno.

Tal como escribo, voy buscando alternativas a la palabra "terapia", pues (como mi Coach insiste) no se trata de una terapéutica sino de una forma de acompañamiento. La diferencia estriba en que mientras la terapia escarba en el pasado, aborda deficiencias y proporciona soluciones, el Coaching mira hacia el futuro, trabaja con el potencial de la persona y ayuda a esta a descubrir y usar los propios recursos. En resumidas cuentas, mientras que la terapia da peces, el Coaching enseña a pescar.

Me da mucho que pensar, no sólo como coachee, sino como terapeuta. Por que, sin duda, podemos aplicarlo a cualquier asunto. Partiendo de un objetivo (de salud, de trabajo, de relacionamiento), el Coaching nos ofrece la oportunidad de superar limitaciones, cambiar conductas, resolver conflictos, identificar motivaciones y necesidades, desarrollar recursos y habilidades y, en definitiva, tomar consciencia de cómo queremos que sea nuestra vida, y hacer algo al respecto.

http://www.100x100coaching.com/
http://www.slideshare.net/inspirare/que-es-el-coaching-9243681
http://coachenlinea.wordpress.com/2007/10/30/preguntas-frecuentes-acerca-del-coaching/






jueves, 16 de mayo de 2013

El poder sanador de las flores


(Artículo de Mayo para el Diari La Barceloneta)

Puesto que entramos en el luminoso mes de Mayo, clímax primaveral, ofreciéndonos un amplio surtido de coloridos brotes en árboles y plantas, al tiempo que nos acerca a la alegría del verano, es un buen momento para repasar los beneficios que las flores, retoños propios de esta estación, nos aportan.

De entrada, su color. No es ningún secreto que este es un estímulo para nuestras emociones. Por ello elegimos ciertos tonos en nuestras ropas, para diversas ocasiones, o dependiendo del humor, y usamos los colores para crear ambientes en nuestros hogares. Sin duda podemos encontrar una flor teñida de cualquiera de los infinitos tintes de la escala cromática que acompañe nuestro estado de ánimo, o lo transforme, ya que la mera vista de su coloración no deja a nuestro sistema nervioso indiferente. Así, en momentos de tristeza, una flor roja nos puede animar, y en momentos de estrés, una flor azul puede ayudar a calmarnos.

Por otra parte, su aroma. La ciencia de la Aromaterapia es grande y, a estas alturas, bastante conocida. Es del dominio público que la lavanda aporta equilibrio y que la rosa es afrodisíaca, pasando por la manzanilla, relajante, y el jazmín aún más afrodisíaco. Además, los aromas son poderosos ya que entran por nuestros orificios nasales y tienen vía directa al cerebro, por ello su rápida capacidad de estimular nuestra memoria. Todos tenemos la experiencia de oler una esencia determinada o un perfume y evocarnos instantáneamente una persona, un recuerdo. Así es cómo las flores acarician también nuestra sensibilidad, con esa música invisible y silenciosa que es su fragancia.

A otro nivel, nos ofrecen una forma de terapéutica más estructurada, en forma de remedios florales, entre ellos y pionero, el sistema de las Flores de Bach. Fue descubierto a principios del siglo XX por un médico galés, el Dr. Edward Bach, que usando técnicas homeopáticas estableció un repertorio de treinta y ocho maceraciones de flores en agua, que potenciadas por la luz del sol producían el mismo número de remedios en forma de gotas, uno por cada flor, y uno por cada emoción. La intención era transformar procesos mentales y actitudes comunes a la mayoría de los humanos y propias del transcurrir cotidiano, en su aspecto positivo. Así, por ejemplo, para la tristeza pasajera que en ocasiones nos invade el alma, Bach encontró Mustard, que nos devuelve la alegría de vivir; cuando sentimos falta de confianza en las propias capacidades, Larch, nos sube la autoestima; a aquellos que suelen vivir en las nubes, Clematide los baja a la tierra y les devuelve el interés en las circunstancias presentes. Y así hasta treinta y ocho.
 
Y qué decir de la emoción de ser obsequiados con un ramo, pues las flores son también, por supuesto, una forma de expresión poseyendo, como sabemos, todo un lenguaje propio. Pero en la mayoría de las ocasiones no comunican otra cosa que fraternidad y amor, algo digno de tener a la vista en todos los escenarios de nuestras vidas.


jueves, 11 de abril de 2013

SOBRE AL•LÈRGIES I EMOCIONS


(Article d'abril per al Diari de La Barceloneta)

Ja són aquí: els dies més llargs, els xiringuitos a la platja... i els núvols de pol·len i partícules vàries que faran, com cada any, que determinades persones travessin la primavera amb ulls plorosos i nas tapat. És l’al·lèrgia estacional que ataca de nou.

Les autoritats sanitàries adverteixen que enguany la previsió de grans de pol·len per metre quadrat és el doble que l’any passat, i recomanen la vacunació. I com que a la nostra cultura la prevenció no juga un paper rellevant, no haurem pres la precaució de reforçar la immunitat, així que, un cop comencin les llàgrimes, recorrerem com sempre al tractament farmacèutic que ens fa l’apanyo, o als remeis que la Natura ens ofereix per a pal·liar tan molesta condició.

Així doncs, trobarem de nou cartells comercials sobre la Vitamina C, gran anti-oxidant i anti-al·lergènic,
l’Angèlica o Dong Quai, que disminueix la sensibilitat a patògens, els Carotens, que reforcen la mucosa respiratòria, la Vitamina E, gran anti-inflamatòria, i un llarg etcètera. De la mateixa manera, les revistes de salut ens parlaran de la conveniència d’evitar aliments com els làctics, blat o sucres, que empitjoren el quadre respiratori, ens recomanaran consumir all i ceba, rics en quercitina, d’efecte anti-histamínic, i ens instaran a beure sucs de verdures al matí, per tal d’augmentar les defenses.

Certament, aquests savis consells poden alleugerar el patiment dels al·lèrgics durant l’estació de les flors. Però de segur que a aquells que porten tota la vida arrossegant aquesta creu, els agradaria trobar una fórmula màgica que els alliberés d’aquesta condemna per sempre més. O, si més no, d’entendre perquè a ells els ha tocat aquesta loteria, i al veí del costat, que respira el mateix aire, no.

Per tal de poder entendre què determina que un individu sigui al·lèrgic o no, val la pena explorar el camp de la metafísica que ens assegura que aquesta, com moltes malalties (per no dir totes), és una somatització més.  Segons aquest plantejament, una reacció al·lèrgica és la manifestació física d’una agressivitat no reconeguda que es trasllada al cos, ja que no és acceptada a la consciència. Aquesta hiper-reacció a certes partícules aèries, és doncs la traducció corporal d’una inconfessable por a determinades coses. I si cerquem el simbolisme dels més comuns al·lèrgens, trobarem que el pel dels animals està vinculat a les carícies i a l’amor, el pol·len a la fertilitat i la procreació, i el pols domèstic a la brutícia i a la impuresa. D’altra banda, el nas simbolitza el reconeixement d’un mateix, i la febre del fenc delata una congestió emocional.

És possible que aquesta hipòtesi ens provoqui incomoditat, ja que a ningú li agrada reconèixer les mancances, però és sens dubte una bona oportunitat de viure la malaltia des de un altre perspectiva. Perquè la veritable sanació implica sempre una reflexió i un treball personal que, més enllà de la curació física, ens apropa a la felicitat.

lunes, 11 de marzo de 2013

Escàndol! Carn de cavall a la lasanya!


(Article de Març pel Diari La Barceloneta)

Ha esclatat a les noticies i està tota Europa duent-se les mans al cap: s’ha detectat carn de cavall dins aliments precuinats com lasanyes i raviolis, on es suposava hi havia només bou o vedella. Les autoritats sanitàries han posat el crit al cel prometent venjar-se amb greus penalitzacions, i conegudes marques comercials abaixen el cap i retiren, avergonyits, alguns dels seus productes del mercat.


I enmig de tan sorollós escàndol, jo em pregunto: quin és realment el problema? Puc entendre la sensibilitat d’alguns consumidors davant el fet de menjar-se les cuixes d’un animal que es podria considerar domèstic, de la mateixa manera que en alguns països europeus és impensable menjar conill, ja que es considera animal de companyia, tot i que per nosaltres sigui un plat habitual. Però em costa creure que sigui una qüestió ètica el que la presencia de la carn del quadrúpede hagi estat tan durament condemnada. Tots sabem, a hores d’ara, que l’ètica i l’economia no van necessàriament de la mà en la nostra cultura, ni tan sols en quant a alimentació es refereix. Igualment, m’estranya que la causa de tan sensacional commoció sigui una qüestió sanitària, ja que la carn de cavall és una de les més saludables que es pot menjar. Jo mateixa, com a naturòpata, l’he recomanada sovint en dietes d’aprimament ja que conté un alt percentatge de proteïna però un baix nivell de greixos, a més de ser una òptima font de ferro, com la resta de carns.

Així doncs, repeteixo, quin és el problema? Segons les notícies, sembla ser que aquesta carn ha estat injectada amb una vacuna perjudicial pels humans, i de sobte em venen al cap les grips aviar i porcina, i me n’adono que ja portàvem una temporadeta sense una apocalipsis d’aquesta mena, així que endevino que aquest argument pot satisfer al vulnerable i desinformat consumidor. Però a mi no, així que investigo una mica més i em trobo amb una dada interessant: el preu de la carn de cavall a alguns països d’Europa de l’Est ha caigut un 30% darrerament. Ara ja comencen a quadrar-me les coses. No cal estar massa informat per relacionar aquest abaratiment amb l’oportunisme d’algunes corporacions alimentàries i els dubtosos controls sanitaris d’aquests països recentment europeïtzats. I que els proveïdors de carn habituals s’hagin vist econòmicament perjudicats i hagin mogut fils per escandalitzar l’opinió pública en vers aquest assumpte. Per tant, el problema no és la carn de cavall i la suposada vacuna mortal que carrega, (ja que els tractaments químics que reben, legalment, altres tipus de carn ens provocarien esgarrifances si els coneixèssim) sinó la corrupció dins un sector que hauria de ser impecable, l’alimentari.

 Però,  com sempre, els implicats s’afanen a disfressar la veritat, per protegir els seus interessos econòmics, creant impressions falses i fent-nos creure que els interessos pels que vetllen són els nostres. Sino, només cal preguntar-se: s’hagués muntat el mateix enrenou en tractar-se de carn de conill enlloc de cavall? 

jueves, 7 de febrero de 2013

Macrobiòtica: passada de moda?

(Article de Febrer pel diari La Barceloneta)

Va ser un “boom” als anys 80 a occident, i molt abans a orient, ha estat venerada per personalitats de diferents èlits, i els seus gurus són celebritats a wikipèdia. Però ara sembla que parlar de macrobiòtica sigui quelcom “demodé” i ha estat fortament qüestionada la seva salubritat. Tot i això, continua comptant amb nombrosos adeptes arreu del món, i les directrius dietètiques de les autoritats sanitàries internacionals s’apropen, cada cop més, als seus estaments.

I és que, fonamentada com està en filosofies mil·lenàries, no pot tractar-se d’una moda passatgera. Del grec “macros” (gran) i “bio” (vida) la macrobiòtica descriu tant el concepte de longevitat (llarga vida), com de la visió holística de la salut (vida gran). De  fet, s’atribueix al filòsof grec Hipòcrates, el pare de la medicina moderna, l’ús d’aquest terme per primera vegada al segle III a.c., en referència a directrius higièniques sobre els hàbits de vida, tot i que va ser el japonès George Ohsawa qui li va donar forma en termes moderns a començaments del segle XX, i el seu deixeble Michio Kushi qui la va popularitzar dins el sector dietètic, unes dècades després.

La macrobiòtica, tal i com l’entenem ara, es basa en la filosofia de la medicina tradicional xinesa, que descriu els fenòmens naturals (l’organisme humà entre ells) com un joc entre les forces Yin i Yang, presents a qualsevol manifestació de l’Univers. Aquestes precisen d’un equilibri entre elles per que hi hagi salut, i la vida pugui tenir lloc, sent l’objectiu de la macrobiòtica el equilibrar aquestes forces i, en darrer terme, preservar la salut i allargar la vida.


Això ho aconsegueix, d’una banda, intentant mantenir un equilibri dietètic, tot assegurant la ingesta de tots els grups d’aliments (carbohidrats, proteïna, greixos, vitamines i minerals), i valorant l’aportació nutricional d’aquests d’una manera qualitativa més que quantitativa, és a dir, no tant mesurant la quantitat de greixos que ingerim sinó la qualitat dels mateixos. D’altra banda, la manera de menjar (mastegant bé els aliments) i de viure (fer exercici, descansar) són fonaments bàsics d’aquest corrent dietètic que determinen l’estat de salut tant com la correcta combinació d’aliments.


Tot i això, es sol tenir una imatge molt poc atractiva de l’individu típic macrobiòtic, com aquella persona massa prima i amb cara de passar gana. La guerra freda occidental entre teories dietètiques pot ser responsable d’aquesta mala premsa, però també el fanatisme amb que alguns dels seus seguidors l’han dut a terme. Emperò, la macrobiòtica insisteix en que, més enllà de les normes que ella mateixa estipula, s’ha d’escoltar el cós i tractar cada organisme com un cas únic.

És potser per això que la macrobiòtica sembla haver cedit pas a la “dietètica energètica”, que es basa igualment en la filosofia oriental, però és totalment personalitzada i inclou aliments més propis de les nostres latituds, per aquells als qui se’ls fa massa estrany menjar algues. I ubica aquesta aproximació dietètica més enllà de les modes, i fa que menjar sa no ens soni a xino.



http://issuu.com/diaridelabarceloneta/docs/diari_de_la_barceloneta._febrer_2013

lunes, 21 de enero de 2013

Dieta al gener, ara és el moment


En ple hivern i amb el vestit de bany oblidat al fons de la calaixera, és possible que no estiguem pensant encara en perdre aquests quilos que ja ens sobraven abans de Nadal, i després encara més. Emperò, hi ha molts motius per plantejar-se, al Gener, una revisió d’hàbits, de cara a aconseguir una millor figura i un organisme més saludable.

Per començar, després d’atipar-nos als àpats nadalencs, és fàcil que, de manera natural, el cos ens demani una mica de descans. Així, durant la ressaca digestiva post-nadalenca no serà un sacrifici tan gran el abstenir-se de llaminadures, tal com mana qualsevol dieta.

D’altra banda, després de les múltiples reunions socials festives, tenim per davant tres bons mesos sense gaires celebracions ni, ben mirat, motius per trencar la dieta. L’estació de les comunions no comença fins ben entrada la primavera, i no és fins passada la Setmana Santa que comencem a treure’ns la roba i a freqüentar les terrassetes per les tardes. Així doncs, aquests mesos de recolliment ens donen l’oportunitat de millorar la nostra relació amb el menjar, i tenim temps d’incorporar nous hàbits que ens acompanyin més enllà de l’estiu.

A més, encara no serem bombardejats amb les “dietes milagroses” de les revistes, tan perilloses com irreals, en les que alguna vegada tots hem caigut quan ens adonem que ja som al Maig, i ens enganxa el toro amb la panxa arrebossant pel damunt del cinturó.

Tot i així, si decidim aprofitar la determinació típica del començament de l’any per  perdre pes, hem de tenir en compte una sèrie de coses. Primer de tot, i no em cansaré de repetir-ho, ¡compte amb les amanides! Existeix aquest vincle històric i indestructible entre el concepte de fer dieta i les amanides, quan l’enciam i les verdures crues són aliments que refreden i que, en un moment donat, poden fer retenir líquids. Cal recordar que quan fa fred el cos necessita escalfar-se i reservar energia per tant, cal menjar aliments cuinats i calents, estacionals, que ens aportin energia i calor (que no calories), com ara els brous, els purés i els cuinats al vapor.

També és important tenir molt present que una dieta eficaç és una dieta sostinguda en el temps, en que perdem pes poc a poc i no el recuperem. M’agradaria pensar que, a aquestes alçades, ningú creu ja en les dietes de quinze dies, però sé que m’equivoco. Per tant, a aquelles ànimes càndides que encara cerquen dreceres, els recordaré que canviar el metabolisme del cos (i és d’això del que es tracta) és un procés que requereix cert temps ja que l’organisme ha d’adaptar-se. I aquest canvi de metabolisme no només depèn del que mengem sinó també de l’exercici que fem i dels nivells d’estrés. Així, és en aquestes tres àrees que hem de treballar, i no hi ha millor moment que un trimestre fred i ensopit com el que tenim pel davant, per fer els deures i que l’estiu ens sorprengui fets uns figurins i plens d’energia.