martes, 18 de noviembre de 2014

Tratamiento anti-tabaco con terapias naturales combinadas

Bien popular es el poder de la Acupuntura y la Aurículoterapia para apoyar los procesos de deshabituación del tabaco. Sin embargo, siguiendo mi linea de combinación de técnicas, fruto de mi experiencia en consulta, mi enfoque ante el común deseo de dejar de fumar incluye no sólo estas dos disciplinas, sino Facioterapia y Flores de Bach también. Y mi último caso clínico corrobora su eficacia.


Algunos dirán que "más es menos" y estoy de acuerdo en algunos casos. Pero en el difícil tránsito de liberarse de una fuerte adicción, como es la del tabaco, he aprendido que es necesario lanzar todas las naves que uno tenga a luchar contra el poderoso monstruo al que nos enfrentamos, léase síndrome de abstinencia. Pues creo firmemente que las terapias naturales, cuando persiguen un objetivo común, se potencian entre ellas.

Así pues, al último cliente que me solicita un tratamiento anti-tabaco le planteo, para empezar, la pregunta clave: "¿estás seguro que quieres dejar de fumar?" A lo que sigue "¿por qué? ¿te imaginas tu rutina sin tabaco? ¿lo has intentado antes?".

Al revelar su respuesta un deseo claro y propio (no proveniente de su pareja, madre o médico), y una suficiente determinación, le propongo un tratamiento consistente en 4 sesiones de 25 minutos (la primera siendo un poco más larga), con un intervalo de entre 3 y 4 días, incluyendo inserción de agujas en las orejas, en el rostro y en las extremidades, estimulación de puntos faciales, toma de Flores de Bach y toma de un suplemento. Mi cliente no se amedranta ante la idea de ser pinchado, ni siquiera en el rostro, y manifiesta disponibilidad para venir dos veces por semana, de modo que acordamos el tratamiento y empezamos un martes a última hora.

El protocolo que aplico es:

  • Acupuntura: Yin Tang, Tai Yang, 8VB, Bi Tong, 7C, 7MC, 8MC, 5IG, 2H y 3H. Puntos dirigidos a calmar la ansiedad, evitar la irribabilidad, desintoxicar, y crear una sensación adversa frente al sabor del tabaco.
  • Aurículoterapia: Shen Men, Adicciones, Maestro de voluntad, Agresividad, Ansiedad, Trigémino, Plexo Solar, puntos combinados entre el sistema Noger y el Delta. Tras la sesión de agujas le dejo puestos imanes en los puntos para que los vaya apretando durante el día.
  • Facioterapia: 300, 103, 106, 1, 50, 19, 37 14, 127, 22, 0 según el protocolo antitabaco propuesto por el sistema Facioterapia Dien Chan Facioterapia
  • Flores de Bach: 
    • Cherry Plum: para evitar perder el control
    • Honeysuckle: para combatir la añoranza al tabaco 
    • Walnut: para evitar las influencias del entorno
    • White Chestnut: para evitar que la idea del tabaco persista
    • Chestnut Bud: para evitar recaídas
    • Gentian: para evitar el desánimo
    • Vervain: para evitar el "no poder parar"
  • Suplementación: Kudzu en comprimidos. Esta planta (Pueraria lobata montana) contiene unas isoflavonas específicas que promueven la sensación de saciedad, por lo que es ampliamente utilizada en casos de adicción, no tan sólo del tabaco sino a cualquier tipo de substancia o incluso a la comida.
En la segunda sesión mi cliente manifiesta que no ha fumado ni un cigarrillo y que, aunque ha tenido en algunos momentos deseos de un cigarrillo, no le ha sido difícil contenerse. Se ayuda de un cigarrillo de plástico (no electrónico) para tener algo en la mano y en la boca.

En la tercera sesión, después del fin de semana, mi cliente manifesta estar gratamente sorprendido, pues no creía que fuese a funcionar, sin embargo, no tiene ganas de fumar. Sus palabras textuales son "si hace una semana me hubiesen dicho que iba a estar así, no me lo hubiese creído". Me cuenta que por las mañanas es el momento en que más desea fumar, al despertarse, pero que los dos últimos días ni siquiera se ha acordado del tabaco. Ya no lleva el cigarrillo de plástico, pero si unos pequeños caramelos para algún momento en particular. Me solicita aplazar la cuarta sesión para dentro de una semana, pues dice que se siente bien.

Así pues, la combinación de técnicas, así como una determinación clara, son, a mi juicio, la clave para un tratamiento anti-tabaco exitoso.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Flores de Bach y Nutrición VII: Chestnut Bud, reincidente

El hombre es un animal de costumbres, muchas de las cuales son fáciles de adquirir pero muy difíciles de abandonar. Y a pesar de que algunos de nuestros hábitos nos pasen factura, como sucede a menudo con insalubres hábitos alimenticios, puede que necesitemos pasar en repetidas ocasiones por los estragos que nos causan, antes de que aprendamos la lección y tomemos la firme determinación de deshacernos de ellos. A no ser que tomemos, claro está, Chestnut Bud, la flor de los que no aprenden.

El café nos produce acidez y nos altera, pero lo tomamos cada mañana. El marisco nos agudiza la gota, pero lo olvidamos delante de una mariscada. Las comidas copiosas nos hinchan el vientre y nos producen gases, pero mientras nos pongan platos, seguimos comiendo. Y mira que lo sabemos, pero no hay forma. Hasta que las múltiples reincidencias nos llevan a un estado límite en el que o bien el médico, o bien nuestro propio cuerpo nos dice que "no más", porque el daño ya está hecho.

Sin embargo, podemos evitar llegar a desarrollar una diabetes, un ataque de ácido úrico, o una irritación gástrica permanente, con la Aesculus hippocastanum que, muy gentilmente, como suele suceder con las Flores de Bach, nos ayuda a escuchar los avisos del cuerpo de que estamos haciendo algo mal, y hacer algo al respecto. Si nuestras transgresiones vienen acompañadas de un sentimiento de culpa, Pine complementará muy bien al Brote de Castaño. Y si flaquea nuestra fe y nos sentimos tentados de tirar la toalla y someternos a medicación de por vida, Gentian puede ayudarnos a recobrar el entusiasmo.

Pues es parte de la evolución personal no tener que aprender a base de golpes ni llegar a extremos sin retorno, sino tomar consciencia a tiempo y seguir avanzando en nuestro camino hacia el bienestar y la realización.

Consulta online de Flores de Bach en http://www.tao.cat/es/consultes-online/

viernes, 31 de octubre de 2014

SIGNOS DE TOXICIDAD CORPORAL EN EL IRIS

La iridología es la fascinante disciplina que estudia las relaciones entre el aspecto del iris en el ojo, y la condición de salud del organismo. Dese que, en 1836, Ignaz Von Peczely, que entonces contaba 10 años, descubriese fortuitamente este paralelismo, (al socorrer a una lechuza con una pata recién fracturada, observó que le aparecía al ave una marca negra en el iris), mucho se ha desarrollado esta técnica de diagnóstico que es, hoy día, una herramienta consolidada en la consulta naturopática.

Entre la amplia información que nos puede aportar la observación del iris, encontramos signos específicos de toxicidad corporal. De entrada, el mismo color del iris es una de ellas, pues indica el grado de pureza de sangre y tejidos. En iris azules o verdes és más fácil percibir un tono claro y cristalino o bien túrbio, que apunta a mayor o menor “limpieza” interna. En iris marrones necesitamos de una lupa profesional para detectar si el color del tejido es homogéneo y vivo, o bien manchado y opaco. Dependiendo de dónde se ubique la coloración que “ensucia” el iris, sabremos qué sistema u órgano está más afectado, por ejemplo, las manchas que se ubican alrededor de la pupila sugieren toxicidad digestiva.


Llamamos “cerco de costra” o “anillo escamoso” a la neblina que se forma, en ocasiones, en el borde exterior del iris, zona que corresponde a la piel. Este signo nos habla de un aumento de substancias morbosas en el organismo por deficiencia de los órganos de expulsión, como son los intestinos pero también la dermis.

Los “copos de algodón” son unas formaciones redondas y blanquecinas, características de algunos iris azules, que surgen cuando se da una deficiencia de drenaje linfático en el organismo, en casos de inflamación, o en presencia de mucosidad. Si los copos son blancos, estamos ante un cuadro agudo, mientras que se vuelven amarillentos cuando se cronifica la situación. Si se ubican en círculo alrededor del iris, hablamos del “rosario linfático”, mientras que si los encontramos en vertical, podemos sospechar de un carcinoma. Cuando son grandes y marrones reflejan la presencia de tofos, que son el resultado de una mala gestión del ácido úrico.

Las “lagunas” o separación de las fibras del estroma del iris, son signos habituales en estos, y generalmente indican una debilidad en el órgano sobre el que se hallan, según el mapa iridológico. Sin embargo, cuando encontramos una “laguna doble” (también llamada “de zapato”), estamos probablemente frente a una función renal deficiente que lleva a un aumento en sangre de substancias propias de la orina.

No obstante, el signo tóxico por excelencia en el iris es, sin duda, la “psora” o “mancha psórica”. Las encontramos de diferentes tamaños, y las clasificamos, generalmente, por colores:

·         Amarillas – uroseína: indican una insuficiencia depurativa de los riñones, así como un exceso de consumo de alimentos azufrados (huevo).
·         Anaranjadas – fucsina: es el paso entre la anterior y la siguiente, y señala alteraciones de ambas.
·         Rojas – rufina: denotan una deficiente metabolización de grasas de alimentos y una disfunción pancreática.
·         Marrones – porfinina: son características de un hígado alterado o agotado, y son topolábiles, es decir, pueden encontrarse en cualquier parte del iris.
·         Negras – melanina: sugieren una tendencia cancerígena, malignidad de tumores, o una acumulación de toxinas muy crónica.


Como siempre se indica, un signo en el iris no debe tomarse como determinante, sino que debe acompañar a otros métodos de diagnóstico para contrastar resultados y poder así llegar a una conclusión diagnóstica sensata y útil.


martes, 28 de octubre de 2014

Sabores, colores y emociones en otoño

La estación de los primeros fríos y las hojas secas se corresponde, según la teoría de los cinco elementos sobre la que se basa la Medicina Tradicional China, al elemento Metal. Este gobierna los pulmones y el intestino grueso, el sabor que le corresponde es el picante, se asocia al color blanco y la emoción que lo caracteriza es la tristeza.


Decimos que en otoño la Naturaleza se interioriza adoptando un movimiento astringente que produce sequedad, característica del elemento Metal, por lo que se aconseja comer fruta y alimentos de sabor picante, pues estos son de naturaleza expansiva y acción dispersante, que equilibran la mencionada interiorización. Ejemplos de este tipo de alimentos son el jengibre, el ajo, la menta, las habas, la piel de naranja (que se usa en postres), la cebolla, el nabo, el cilantro, el pimiento, la pimienta, o el apio. Muchos de estos alimentos son, además, de color blanco, que como se ha comentado, pertenece a este elemento, siendo purificadores y reforzando el Pulmón y el Intestino Grueso, como lo son también los champiñones. El picante activa la circulación de la energía, de la sangre y de los fluidos corporales, en un movimiento dispersante, de manera que ayuda a eliminar mucosidad y elementos patógenos, y acumulaciones tales como gases en los intestinos. Por ello, el jugo de jengibre, por ejemplo, en una infusión, es muy efectivo para combatir catarros. Además, favorece la digestión, y limpia los tejidos.

Sn embargo, un exceso de picante puede provocar una exteriorización explosiva de la energía, que se traduciría en agresividad y estados febriles. También se asocia a contracturas musculares, un pulso débil (pues dispersa el Qi o energía), desequilibrios mentales (por insulto del Metal al Fuego, el cual regenta al Corazón y al “Shen” o mente-alma), y uñas débiles.

De acuerdo con las relaciones de los cinco elementos, el Metal produce al Agua, por lo que el picante favorecería algunos cuadros de Riñón como frío excesivo, problemas al orinar o una libido baja. Por otro lado, en su relación de dominación con respecto a la Madera (hígado), el picante pude inicialmente relajar la ira (emoción característica de este último elemento), pero luego resecar la energía del órgano, provocando un nuevo y mayor estancamiento de las emociones. Por ello, en otoño se aconseja comer menos picante y un poco más de ácido, para proteger al hígado de la agresión del Pulmón, pues el hígado está en su punto más bajo, y el Pulmón en su punto álgido. Por su parte, el Fuego (corazón) domina al Metal, por lo que el amargo (sabor del Fuego) contrarresta el efecto del picante.

La tristeza, particularmente por una separación o pérdida caracteriza esta estación. Podríamos llamarlo “el blues del otoño”. En estado de equilibrio aceptamos los desprendimientos, pero un desequilibrio en el elemento Metal puede llevar a una resistencia a experimentar una pérdida, que a menudo se traduce, en el cuerpo, en un bloqueo de residuos en el intestino grueso, es decir, estreñimiento. Según, de nuevo, la teoría de los cinco elementos, el llanto es contrarrestado por la alegría, emoción del corazón (Fuego domina a Metal) y contrarresta a la ira, que corresponde al hígado (Metal domina a Madera). Un exceso de dulces o crudos debilitan este elemento y pueden llevarnos al abatimiento. 


miércoles, 22 de octubre de 2014

Tiras reactivas de orina: ¿sobre qué nos informan?

Son una herramienta habitual en la consulta naturopática, pues es un test rápido y sencillo que nos aporta información precisa sobre nuestro estado interno, a través de la presencia de ciertas substancia en la orina. Sin ser un método de diagnóstico determinante, constituye un eficaz complemento a la entrevista clínica y otras formas de evaluación de la salud.

La orina es un fiel reflejo del líquido extracelular, por lo que nuestros hallazgos en esta secreción orgánica nos informa del estado de los fluídos que envuelven las células.Existen tiras de diferentes tipos pero los parámetros que suelen valorar son:
  1. Hematúria. Existen dos motivos principales por los cuales podemos encontrar sangre en la orina: o por contaminación, es decir, sangre menstrual se mezcla con la orina fuera del conducto urinario y mancha la tira reactiva, o por litiasis renal, o sea cálculos. Sin embargo, esta presencia puede indicar también inflamaciones, cancer o infarto renal, quistes, traumatismos, hipertensión, leucemias, falta de trombocitos (agentes de coagulación), presencia de anticoagulantes y/o medicamentos.
  2. Hemoglobinúria. En el caso de encontrar hemoglobina en la orina, además de sangre, estaríamos frente a una orina muy alcalina, lo cual indica una sangre ácida (pues el pH de la orina es opuesto al de la sangre), una orina de baja densidad (orina muy diluída, típico en diabéticos), o una destrucción de glóbulos rojos dentro de los vasos sanguíneos.
  3. Urobilinógeno. Este es un indicador, también, de destrucción aumentada de glóbulos rojos, lo cual lleva a una anemia hemolítica a largo plazo (que estaría confirmado por heces oscuras). También es una alarma respecto a una alteración hepática, pues el urobilinógeno aparece en sangre antes de los signos de la misma.
  4. Bilirrubina. La que aparece en sangre es la que llamamos no conjugada, pues todavía no ha sido mezclada con ácido glucorónico en el hígado, y nos habla de enfermedades obstructivas en este órgano, o lesiones hepáticas (hepatitis). Unas heces amarillo claro, o blancas o grisáceas confirmarían este diagnóstico.
  5. Proteinúria. La presencia de proteínas en la orina puede darse en un paciente sano si la densidad de la orina es elevada. Pero en otro caso, es un indicador de insuficiencia renal. Cuanta más alta su presencia, más grave el daño renal, si es leve puede tratarse simplemente de riñones poliquísiticos. Si es intermitente puede deberse simplemente a un sobreesfuerzo físico, pero si es persistente deberemos temer un peor pronóstico. Tambén puede darse por contaminación del flujo vagina (en mujeres) o de la mucosa de la uretra (en hombres).
  6. Nitritos. En caso de que este parámetro nos de positivo, estamos frente a una infección de orina bacteriana, aunque esta puede darse sin que los nitritos aparezcan en orina.
  7. Cetonúria. Hallamos cuerpos cetónicos en orina típicamente en casos de adelgazamiento, pues el organismo metaboliza lípidos y proteínas para conseguir energía, a falta de hidratos de carbono. Pero puede tratarse no sólo de un bajo consumo en carbohidratos o un ayuno prolongado, sino también de una sobrecarga de lípidos en la dieta, un ejercicio intenso y prolongado, vómitos, estados febriles o diabetes mellitus.
  8. Vitamina C. Su presencia es un signo positivo, pues refleja una ingesta elevada de esta vitamina, por lo que existe menor riesgo frente al daño de los radicales libres, responsables de la oxidación celular.
  9. Glucosúria. Las trazas de glucosa en orina son un indicador característico de diabetes (pues la glucosa es el azúcar), y este parámetro es un fiel reflejo de la presencia de glucosa en sangre. Sin embargo, si sólo encontramos glucosa en orina y no en sangre, podemos sospechar de una alteración renal. La ingesta elevada de hidratos de carbono y los estados de estrés pueden resultar, igualmente, en una glucosúria elevada.
  10. Ph. El grado de acidez/alcalinidad de la orina oscila entre unos valores de 4 y 8,5, siendo 6,8 el pH ideal. Como se ha indicado anteriormente, este es opuesto al pH de la sangre, pues un pH alcalino en orina indica una dieta rica en proteínas animales, fiebre, ingesta de vitamina C (ácido cítrico), o toma de L-metionina, mientras que un pH ácido en orina nos sugiere una dieta vegetariana, ingesta de minerales alaclinizantes, ingesta de antiácidos, aunque también un desdoblamiento de urea por infección bacteriana.
  11. Leucocitúria. Cuando encontramos glóbulos blancos en orina debemos pensar en una infección o inflamación (si hallamos una cantidad elevada), pero también una posible contaminación de otras secreciones (si hallamos pocos).
Podemos encontrar las tiras reactivas en la mayoría de farmacias, aunque siempre sacaremos mayor partido de la información que nos aportan si conjugamos esta prueba con otros tests, y permitimos a un profesional que nos oriente, posteriormente, sobre las medidas a tomar en cada caso particular.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Aromaterapia, contracturas y espasmos musculares.

El pasado domingo día 21 de Septiembre, tuve el placer de presentar la ponencia "Aromaterapia, contracturas y espasmos musculares" en el certamen EXPOMASAJE 2014 que tuvo lugar en Madrid. En ella abordé una de mis especialidades, la terapia con los aromas, a la que llevo dedicándome directa o indirectamente unos catorce años, esta vez aplicada al masaje muscular. 
En esta charla de una hora, ofrecí definiciones de "contractura" en contraposición a "espasmo muscular", términos que a menudo se confunden, remarqué las ventajas del quiromasaje en estas dos condiciones, y expuse las bases de la Aromaterapia como instrumento para el masaje. Expliqué lo que son los aceites esenciales, sus vías de actuación (a través de la piel y del olfato), se revisaron algunos aceites analgésicos y otros circulatorios. También hablé de los agentes portadores de los aceites esenciales, como son los aceites vegetales, las ceras, el alcohol o el gel de aloe vera. Indiqué las dosificaciones más idóneas, sugería algunas fórmulas, y advertí acerca de precauciones y contraindicaciones.

A pesar de que el horario no era muy incitador (domingo a las diez de la mañana), el grupito de asistentes se mostró interesado y participativo.

Agradecer a la organización de Expomasaje esta oportunidad, y a todo el equipo el apoyo técnico y logístico, que contribuyó al éxito de la charla.




lunes, 22 de septiembre de 2014

"Historias que los pies pueden contar, historias que los pies contaron con la Reflexoterapia" de Eunice Ingham

Publicado por primera vez en 1938, "Stories de Feet Can Tell Through Reflexology" es el primer trabajo editorial de Eunice Ingham, madre de la Reflexoterapia, una vez tuvo definido su mapa reflejo podal, y un considerable número de casos clínicos que avalasen su método, el cual ha llegado hasta nuestros días.

Ingham desarrolló este método de masaje podal reflejo, basándose en la "Terapia de Zonas" del Dr. Fitzgerald, y en el posterior "Mapa de Zonas" del Dr. Riley, con el cual colaboró. Y en este volúmen detalla la ubicación de los puntos reflejos de los órganos corporales en los pies, así como la eficacia de esta técnica en algunos problemas de salud, como el estreñimiento o la sinusitis, según su experiencia.

Unos años más tarde, en 1951, publicaría una segunda parte de su trabajo "Stories de Feet Have Told Through Reflexology" en la cual se adentraría más profundamente en la exploración de los órganos y desequilibrios de los mismo, pero también en otros aspectos de la Reflexoterapia como las reacciones al masaje o el aspecto emocional, reflejando la madurez de su práctica.

Actualmente encontramos ambos tomos en una sola publicación que, a pesar del paso del tiempo y del desarrollo de la Reflexoterapia por discípulos y otros profesionales, sigue estando en vigor, y constituye una lectura obligada para cualquiera que se interese por esta fascinante disciplina.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Lavanda spica

Más ancha y regia que la "verdadera", esta variedad de lavanda es autóctona de la franja mediterránea de Francia y España, y comparte con las de su familia las infinitas propiedades que caracterizan a esta planta tan universal dentro del mundo de la Aromaterapia. Pero se distingue, sin duda, por una serie de matices que invitan a explorarla un poco más.

De la Lavandula latifolia se extrae grandes cantidades de aceite esencial por destilación al vapor y al agua de las sumidades floridas. Esto, sumado a que, a diferencia de sus hermanas, crece cerca del mar, y no precisa grandes altitudes, hace su producción  menos costosa por lo que el aceite resulta más económico que el de la Lavandula angustifolia. 

Este aceite tiene, además, la particularidad de poseer un alto contenido en alcanfor, entre un 40 y un 60%, lo cual le otorga mayores propiedades que la Lavanda verdadera en el ámbito respiratorio, muscular y como insecticida. Es, pues, no sólo un gran regulador del sistema nervioso y un excelente sanador cutáneo (como lo es la Lavanda en general), sino que está especialmente indicado en forma de vahos o inhalaciones para infecciones respiratorias, así como dentro de fórmulas de aceite para masaje descontracturante.

El célebre herbalista inglés, Nicholas Culpeper la recomendaba en su compendio, para "dolor de la cabeza y cerebro que procede del frío, la apoplejía, hidropesía, enfermedad lenta, espasmos, convulsiones, parálisis y propensión a desmayarse". Igualmente, remarcaba sus beneficios sobre el sistema nervioso pues aseguraba que ayuda a aclarar la mente aportando calma a los sentidos y a la vez un estado de alerta.

Mezclando la Lavanda verdadera y la Lavanda spica se consigue el Lavandín (o lavándula hybrida).

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Flores de Bach y nutrición VI: Cherry Plum, no me aguanto las ganas

¿Qué haríamos los naturópatas sin Cherry Plum? Pues siendo la nutrición un pilar fundamental de Naturopatía, el corregir hábitos alimenticios es una tarea habitual y complicada en nuestras consultas, que requiere a menudo de ayudas naturales externas como son las flores de Bach. Y entre ellas, la más recurrida para mantener a raya las tentaciones es, sin duda, la Cerasifera.

Esta flor nos habla de impulsos incontrolables, de miedo a perder las riendas, así como del filo opuesto a ello que es la represión forzada, y que tanto riesgo conlleva a un peligroso efecto rebote (el típico festín tras un ayuno). Por ello, nos viene muy a mano en nuestro esfuerzo por deshacernos de viejos y nocivos hábitos y apegos alimenticios, para instaurar otros más saludables, pues nos aporta calma y autodominio, del mismo modo que nos libra de fanatismos otorgándonos sensatez a la hora de privarnos de ciertos alimentos.

Forma un buen equipo con Vervain, pues esta última aborda el entusiasmo excesivo que puede hacernos perder los papeles, así como con Sweet Chestnut, que trata la desesperación y las situaciones límite. También con Gorse, que nos ayuda a no tirar la toalla y "pasar de todo", y con Walnut, que nos protege de influencias ajenas (fiestas de cumpleaños, tapeo con los amigos, etc.).

Es una buena flor a considerar en especial en los casos en que hay una relación de adicción con la comida, ya sea en general o bien con un tipo de alimento en concreto como son los dulces. Y en cualquier caso, para aquellos que deseen mejorar su relación con la nutrición, y comer desde un estado de equilibrio y consciencia sana.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Quién fue Eunice Ingham?

Nacida en Dakota del Sur en 1889, y formada como fisioterapeuta, entró en contacto con la innovadora teoría de zonas del  Dr. Fitzgerald, padre de la Reflexoterapia, a través del Dr. Joe Shelby Riley, para el cual trabajó al abandonar su empleo hospitalario.

Fitzgeral proponía en su libro "Terapia de Zonas" (1917) que el cuerpo humano se divide en diez zonas longitudinales, y los órganos coincidentes en una misma zona están relacionados entre ellos, de modo que el dedo gordo del pie puede tiene una influencia sobre el cerebro.

Riley se había interesado por esta teoría, y la había llevado más allá estableciendo zonas horizontales en pies y manos. En base a esta nueva propuesta y después de experimentar en numerosos pacientes, Ingham desarrolló su propia teoría de zonas aplicada específicamente a los pies, diseñó un mapa reflexológico podal, y se erigió así como "madre de la Reflexoterapia", a principios de los años 30.

Viajó por los EEUU impartiendo seminarios de salud con excelente acogida, y publicó en 1938 su primer libro "Stories the feet can tell trough Reflexology" (historias que los pies pueden contar con la Reflexoterapia) donde testimonió numerosas experiencias terapéuticas logradas con su revolucionario método. Más adelante, en  1951 publicaría "Stories the feet have told trough Reflexology" (historias que los pies han contado con la Reflexoterapia). Su trabajo se difundió internacionalmente tanto debido a la documentada eficacia de su técnica, como al trabajo a sus discípulos, entre ellos su sobrino Dwight Byers, que creó el Instituto Internacional de Reflexoterapia.

Eunice murió en 1974 a los 85 años de edad dejando como legado el "Método Ingham de Reflexoterapia" que sigue vigente en nuestros días y que ha inspirado la consagración del masaje podal como una forma terapéutica mundialmente reconocida, así como su desarrollo posterior.

martes, 22 de julio de 2014

Sabores, colores y emociones en verano

De acuerdo con la Medicina Tradicional China, el verano corresponde al elemento Fuego, que incluye el Corazón, el Intestino Delgado, el Pericardio y el Triple Recalentador, está representado por el color rojo, cuya emoción es la alegría y su sabor correspondiente es el amargo.

Los alimentos de color rojo nutren el Corazón, promueven la circulación de la sangre, tonifican, calientan, revitalizan y estimulan la sexualidad. Los frutos del bosque, tomates y bayas de Espino Blanco, son un buen ejemplo.

El sabor amargo tiene una función purgante, dispersante y secante de la humedad. Los alimentos con este sabor, como el ruibarbo, la col rizada, los espárragos o el hígado de cerdo, también eliminan el calor, calman y fortalecen, además de controlar los movimientos energéticos indadecuados en el organismo (como la tos). Ayuda en digestiones lentas, ayuda a eliminar tóxicos, tonifica los tejidos y refresca en casos de fiebre, inflamaciones y escozores. Por tanto, las personas con sobrepeso, letárgicas o que sufren de exceso de calor, se benefician de este conjunto de alimentos, así como aquellos con tendencia a la agresividad, pues los calma, y los conformistas, a los cuales estimula a plantearse nuevos retos.

Esto se entiende según la teoría de los 5 elementos, pues el Fuego domina al Metal (Pulmón e Intestino Grueso), genera la Tierra (Bazo y Estómago), es dominado por el Agua (Riñón y Vejiga) y es generado por la Madera (Hígado y Vesícula Biliar). Por tanto, controla el reflujo del Pulmón (ataques de tos) y nutre al Bazo para su equilibrio (elimina su humedad, que genera sobrepeso).

Por contra, un exceso de nutrientes con esta naturaleza, puede provocar inapetencia, pérdida de peso o problemas digestivos (agresión al Bazo), agravándose estos últimos por la tendencia en verano a consumir alimentos y bebidas fríos, pues el exceso de frío perjudica al Bazo/Estómago. Dolores de cabeza e inestabilidad pueden ser provocados también por este sabor (Agresión al Hígado) así como la sequedad de la piel (agresión al Pulmón) y una sensación general de debilidad. El exceso de amargo se asocia también a sentimientos amargos, de insatisfacción y frustración (agresión al Hígado),

Según, estas relaciones de producción y dominación entre los cinco elementos, la alegría, que corresponde al elemento Fuego, conduce a la compasión (Tierra), es contrarrestada por el miedo (Agua) y contrarresta la tristeza (Pulmón). Una sobrecarga de las energías del Corazón, Intestino Delgado, Triple Recalentador o Pericardio se manifestará en forma de euforia con histeria, risas o hablar exaltado. Una falta de la energía de estos órganos producirá aflicción, ansiedad y dificultad en el habla. Así pues, las carnes rojas, huevos, lácteos, grasas y sal bloquean el sistema cardiovascular, el corazón trabaja en demasía y nos puede llevar a la arrogancia. Del mismo modo, un exceso de alimentos expansivos como frutas, drogas, alcohol, excitantes y vitaminas de síntesis debilita los órganos del elemento fuego y nos puede llevar a una sobreexcitación que alternaría con estados de aflicción.

Por todo ellos, conviene en verano incluir en nuestras comidas un poco de picante, para proteger al Pulmón (Metal) de la agresión del Fuego, y un mayor aporte de alimentos salados (pescado, marisco) para potendciar al Riñón (Agua) y que este controle al Fuego, para mantener nuestro equilibrio físico, energético y emocional, y disfrutar de esta estival estación.


martes, 8 de julio de 2014

Flores de Bach y nutrición V: Cerato, dímelo tú.



Como se ha comentado anteriormente en este blog, el universo dietético está vastamente poblado de teorías, tendencias, modas, opiniones y corrientes de pensamiento entre las que elegir a la hora de adoptar un plan para nuestra alimentación. Y, por descontado, los portavoces de cada escuela nos aseguran que su doctrina es la buena y es, generalmente, excluyente con respecto a las otras opciones. A ello se suma toda la información que, con fundamento consistente o no, se publica en revistas de "salud", no tan sólo en el período "Operación Bikini", cuando se acerca el verano, sino el resto del año, pues el tema de la alimentación da de sí los 365 días, dado que todos quereoms estar delgados, y a todos nos gusta comer.

Efectivamente, el bombardeo es considerable, y al confusión que se crea, todavía más. Por ello, no es de extrañar que muchos de nosotros pasemos por estados Cerato con respecto a la comida, en que necesitamos consejo, pues no sabemos muy bien qué llevarnos a la boca.

En el mejor de los casos consultaremos con un profesional que, si realmente lo es, nos confeccionará un programa dietético personalizado y ajustado a nuestras características y necesidades. En el peor, echaremos mano de una dieta de moda que le esté funcionando a la vecina, sin considerar si es adecuada para uno o no.

Pero en cualquier caso, el problema radica, más que en no saber qué comer, en no escuchar al cuerpo y no confiar en la propia sabiduría. Pues la mayoría de nosotros, una vez adultos y habiendo experimentado diversas opciones, sabemos perfectamente lo que no sienta bien y lo que no, lo que nos garantiza un tránsito intestinal fluido, un nivel energético óptimo, lo que nos permite descansar por las noches, así como tenemos identificados aquellos nutrientes (o anti-nutrientes) que nos hacen daño.

Pero en estado Cerato necesitamos que sea otro el que nos lo diga, garantías externas, alguien o algo a qué encomendarnos y a quien culpar si no obtenemos los resultados deseados.

Cerato nos devuelve, pues, la confianza en la propia opinión, la responsabilidad sobre nuestra alimentación y, en definitiva, las riendas de nuestras vidas, pues si somos lo que comemos, sólo uno mismo debe decidir quien és y, por tanto, cómo come.

Consulta on-line de Flores de Bach en http://www.tao.cat/es/consultes-online/

jueves, 3 de julio de 2014

Oxígeno, Prana, Qi: Respira

Desde el punto de vista bioquímico, la respiración es una de las constantes vitales, y una vía de alimentación del organismo, pues es un testimonio de vida y aporta oxígeno del ambiente que, junto con el agua y los alimentos, nutre las células del organismo de los seres vivos, de los cuales es un componente mayoritario. Es también un proceso mixto, es decir, voluntario e involuntario, ya que respiramos de manera automática (mientras dormimos), aunque también podemos detener la respiración conscientemente, o variar su ritmo.



Sin embargo, desde la óptica de las filosofías orientales, el hecho de respirar implica algo más que la mera ingesta de aire, pues tanto la tradición Ayurvédica, que habla de "prana", como la China, que habla de "chi" (Qi o Ki), consideran la inhalación como una vía de absorción de la energía vital presente en la atmósfera, vinculada no sólo a la alimentación del cuerpo, sino también a la disposición de ánimo y a la sabiduría.

Una respiración profunda nos garantiza, como es evidente, una aportación óptima de oxígeno. El caso es que, a pesar de que tanto en Oriente como en Occidente, entendemos la respiración como algo de primera necesidad, a distintos niveles, la educación en una respiración de calidad no es algo que se introduzca a menudo en planes escolares ni en programas de salud convencionales.De modo que cabe una revisión sobre la mejor forma de respirar.

El aparato respiratorio no sólo está por la tráquea, los pulmones y los bronquios (al final de los cuales se encuentran los alveolos, en íntimo contacto con los capilares sanguíneos, donde tiene lugar el crucial intercambio de O2 y CO2 entre el sistema circulatorio y el pulmonar), sino que incluye también un conjunto de músculos que ejercen el movimiento de la caja torácica en el acto de respirar. Y uno de estos músculos, muy nombrado pero también muy desconocido, es el diafragma, de forma cóncava, situado bajo los pulmones separando el aparato cardio-respiratorio del sistema digestivo.

Este músculo, así como los intercostales, son relevantes pues el hecho de usar unos u otros define el tipo de respiración que llevaremos a cabo. Generalmente, si se nos pide que respiremos profundamente, la tendencia será hacer una gran inhalación y elevar los hombros para ensanchar el tórax y dar cabida a más aire. Pero de esta manera estaremos haciendo una respiración alta o clavicular, que requiere considerable energía pero aporta menos oxígeno. Nos conviene más utilizar otros músculos: los intercostales nos permiten ensanchar el pecho y abrir las costilla, realizando una respiración intercostal, y permitiendo así mayor espacio de relleno en los pulmones; la contracción del diafragma, por otro lado, permite que el aire llegue hasta la parte inferior de los pulmones, optimizando la capacidad pulmonar, y la manera de contraerlo es sencilla: se trata de empujar el abdomen hacia fuera con la inhalación, y hacia dentro con la exhalación.


Es un ejercicio sencillo que, si se le dedican unos minutos cada día, nos puede aportar grandes beneficios. Pues la respiración diafragmática supone un masaje en el sistema digestivo, mejorando la asimilación de los alimentos y promoviendo el tránsito intestinal. Del mismo modo, afecta positivamente el plexo solar, un conjunto de ganlios vinculados al sistema nervioso parasimpático (aquel que gobierna los estados de relajación), y a la vez constituye un centro energético o Chakra, relacionado con el sistema digestivo, a nivel físico, pero también con la fe, la auto-estima, el respeto por uno mismo, la auto-confianza y el equilibrio interno, a nivel psico-emocional.

Todo ello nos invita a concluir que una repiración óptima promueve la relajación, ventila y limpia los pulmones, aporta más oxígeno a nuestras células (evitando el enjevecimiento prematuro), favorece la digestión, mejora la elasticidad de la musculatura abdominal (pues hacemos trabajar la barriga hacia dentro y hacia fuera), aporta confianza y mejora el amor propio.

Por tanto es interesante ponerle atención, encontrar un momento al día para respirar consciente y plenamente, y hacer de ello un hábito, sencillo y compatible con otras actividades como caminar, pues potenciará, sin duda, nuestra calidad de vida.

miércoles, 4 de junio de 2014

Flores de bach y nutrición IV: Centaury, lo que no va a la basura, va a la cintura

Siempre recuerdo una escena de una película protagonizada por Sofía Loren, "Una jornada particular", en la que la diva italiana, en su papel de ama de casa, queda sola en el comedor con los restos del desayuno de toda la familia, y vaciando el contenido de varias tazas a medias abandonadas en la mesa, se compone una taza de café para ella. Típico Centaury. 

Ser un "felpudo" humano puede manifestarse de muchos modos, pero dada la clara vinculación existente entre la alimentación y el plano emocional, es muy fàcil que adquiramos y consolidemos hábitos y prácticas que delaten esa tendencia a dejarse pisar o, cuando menos, a priorizar los intereses ajenos, en detrimento de los propios.

Es el caso de la madre que, por no tirar la comida, almuerza las sobras de la familia; de la persona que, estando a dieta, la rompe porque su pareja quiere ir a cenar a un italiano; o del que está intentando prescindir de los dulces, pero siente la "presión social" de comer tarta en un cumpleaños, para no sentirse juzgado. En cualquier caso, revela una situación de subyugación que se refleja en la mesa, y que no es culpa, realmente, de la presencia de un tirano en nuestras vidas, sino más bien de una falta de autoestima y de determinación.

La Centaurea nos aporta el suficiente amor propio y serenidad como para encontrar un equilibrio justo entre las prioridades de los demás y las nuestras, recordándonos que el bienestar de los que tenemos alrededor depende directamente del nuestro propio, pues si no estamos felices y tranquilos, poco podemos ofrecer.

Consulta on-line de Flores de Bach en http://www.tao.cat/es/consultes-online/

miércoles, 14 de mayo de 2014

Mujer 71 años. Dolor braquial y ansiedad

Inicialmente, llega a mi consulta a concertar hora acompañada de su hija, quien insiste en que se visite pues “no tiene nada que perder por probar”. La hija me advierte sobre las violentas crisis nerviosas de su madre, por lo que me facilita un número de teléfono de emergencia, para poder avisar al marido de la mujer, que es el único que consigue calmarla, por si le acomete una crisis durante la sesión.


Anamnesis

En la primera visita, le ofrezco a mi cliente un pequeño vaso de agua con Cherry Plum, Sweet Chestnut y Holly, para prevenir una posible crisis, mientras llevo a cabo la anamnesis.

La señora, que ahora está jubilada pero es propietaria de un negocio de restauración, en el cual trabajó la mayor parte de su vida laboral,  consulta por dolor cervical y braquial, estreñimiento y ansiedad, de años de evolución.  El dolor lo atribuye a la artrosis (diagnosticada médicamente) y a una caída hace un mes. También lo atribuye al estrés nervioso provocado por un problema con sus hijos, que dejaron de hablarse entre ellos, pues asegura que los días que se siente más tranquila, el dolor es menor. El calor y la actividad lo disminuyen. Por el contrario, con el tiempo siente que va empeorando, así como con la humedad, el cambio de tiempo, la lluvia y el reposo.

El cuadro cursa con dolor de extremidades, a veces lumbar, que va cambiando de lugar, es errático. También manifiesta rampas en los pies, crisis nerviosas, y un ligero tartamudeo provocado por la tensión nerviosa.

Actualmente se medica con analgésicos, y también toma un protector de estómago y un hipotensor. Está pendiente de una operación quirúrgica de rodilla, por desgaste. Toma algún somnífero ocasional y recibe masajes mensualmente.

No padece alergias pero de joven padeció migrañas. En el pasado se sometió a una operación quirúrgica de vejiga por descolgamiento.

En la familia existen antecedentes de tuberculosis por parte de su padre (que no falleció por ello, sino por problemas estomacales), y de una hermana mayor que si murió a causa de esta enfermedad. Su madre padeció de Alzheimer hasta su muerte, y un hermano mayor falleció de cáncer de colon. La hermana pequeña padece de dolor inespecífico.


Genograma



Interrogatorio por sistemas

H/VB:
Lesión de 7 pasiones (crisis de ansiedad). Estrés. Dolor errático. Vértigos. Dolor articular. Las frutas ácidas le hacen daño. Hipertensión arterial. Antecedentes de migrañas. Síntomas que empeoran con el cambio de tiempo. Sensible a los alimentos ácidos.

R/V:
Pérdidas de orina. Prolapso de vejiga urinaria. Desgaste de rodilla. Infección de orina puntual. Siempre poco cabello. A veces dolor lumbar. Antecedentes Alzheimer (Jing R). Sensible al frío.

P/IG:
Estreñimiento. Antecedentes familiares de tuberculosis (padre y hermana). Antecedentes familiares de cáncer de colon.

B/E:
Estreñimiento. Prolapso de órganos. Le gustan los dulces. Sensible a la humedad. Calambres (falta de sangre). Antecedentes familiares de problemas estomacales.

C/ID:
Nerviosismo le afecta el habla, tartamudea. Crisis nerviosas (locura agitada). Insomnio puntual
Antecedentes de Alzheimer (Shen).

Duerme unas 7 horas al día, más que antes pues no tiene tantas obligaciones. Algún día le cuesta conciliar el sueño, en cuyos casos toma un somnífero.

Es calurosa (aunque también sensible al frío), particularmente por la noche, pero no suda más de lo habitual.

No cuenta con hábitos tóxicos, excepto por algún café ocasional y algún dulce, aunque asegura que no abusa de ellos.

No hace ejercicio, por desgaste de rodilla, aunque es socia de una piscina a la que no va, pues el gorro la despeina.

Considera que lleva una dieta equilibrada, no come quesos ni cerdo, come mucha verdura, legumbres y pescado. Come carne una vez por semana. La fruta ácida la daña, pero come kiwis.

Su principal estresógeno es la familia, se siente angustiada por los problemas familiares (llora en consulta cuando habla de ello), pero se siente con energía y ganas de hacer cosas.


Exploración física

Pesa 71Kg y mide 1,60m, con un índice de masa corporal de 27,73, por lo que presenta un ligero sobrepeso. El color de piel es pálido y rosado, con un ligero rubor en las mejillas. Es movidiza y alterna la sonrisa con el llanto.  Realizó análisis de sangre 6  meses atrás, que no reveló alteraciones.

El Pulso es bastante fuerte y un poco tenso. El derecho más deslizante, y el izquierdo más fuerte en Corazón. La lengua es rosada, erizada y con marcas dentales. La capa es seca y blanca.

Su iris es de color marrón, tipo mieloide, con rayos solares. Por lo que refleja buena constitución general pero con alteraciones en el sistema nervioso. La esclera presenta venas marcadas en zona cardiovascular y en estómago, y la pupila está ligeramente contraída, revelando una falta de tono en los órganos.


Diagnóstico MTC

El desgaste de rodilla, la artrosis, la debilidad del cabello, el dolor lumbar,  el ser calurosa y la falta de capa en la lengua, así como los antecedentes de Alzheimer sugieren una debilidad de Riñón de fondo, principalmente por vacío de Yin e incluso de Jing. Este vacío afecta al Hígado y la Vesícula Biliar, pues el agua no riega a la madera, manifestándose en dolor articular, errático y susceptible al clima, vértigos, hipertensión arterial, migrañas (en el pasado), creando un cuadro de estancamiento de Hígado, agravado por el problema familiar (lesión de 7 pasiones).

El tartamudeo sugiere también un Corazón afectado de vacío de Yin, probablemente por el fuego creado en el Hígado. La locura agitada (crisis nerviosas), el insomnio puntual y los antecedentes de Alzheimer (Shen) lo corroboran.

Las marcas dentales en la lengua, el pulso deslizante y el ligero sobrepeso, así como los calambres musculares por falta de sangre, denotan un Bazo igualmente atacado por el Hígado, que falla en su función de transporte y transformación de los alimentos, no produce suficiente sangre (agravando la situación de vacío de Yin), y creando Tan (edema, sobrepeso).

El hecho de que las articulaciones estén afectadas y los síntomas sean barométricos y erráticos, además de ser calurosa y a la vez sensible al frío, revelan el eje Shao Yang afectado (VB-TR), por lo que Yang Wei Mai se encuentra implicado también en el cuadro.

La tristeza y el estreñimiento manifiestan que el Pulmón, en cierta medida, y como fuente superior del agua y maestro de la energía, también participa de este patrón.

Tratamiento

En la primera visita recomiendo Carbonato de Magnesio, para mejorar el tránsito intestinal, y preparo una fórmula de Flores de Bach que incluye:
-         Cherry Plum: para evitar el descontrol de una crisis
-         Estrella de Belén: para curar conflictos del pasado
-         Red Chestnut: para aligerar la excesiva preocupación por la familia
-         Sweet Chestnut: para el consuelo en las situaciones límite
-         Pine: porque manifiesta sentimientos de culpa con respecto al conflicto de los hijos
-         Gorse: pues se muestra resignada al dolor y sólo se somete a esta terapia por insistencia de su hija.

Llevo a cabo una sesión de acupuntura con los siguientes puntos:
3H+4IG – Dolores generalizados
5TR+41VB – Yang Wei Mai
7MC y 8MC – Puntos diablo, para locura agitada
2H – Para drenar fuego de Hígado
43VB – Agua, tonificación de Vesícula Biliar
34VB – Drena el Hígado, favorece las articulaciones
6B – Tonifica el Bazo, reunión de los tres Yin del pie (B, H, R)
3R – Tonifica el Jing de Riñón
6R – Tonifica el Yin de Riñón
20VB – Punto local en trapecio.

Trabajo los puntos de Corazón, Riñón, Hígado y Bazo con Facioterapia.

También recomiendo retomar la piscina y salir a caminar.

Entre la primera y segunda visita, el marido de mi cliente se acerca al centro para felicitarme por el tratamiento, pues ha encontrado a su mujer sorprendentemente mejor estos días.

Sin embargo, cuando mi cliente regresa para la segunda visita, no manifiesta gran entusiasmo, aunque asegura que se mueve mejor y camina más segura. Su humor es variable según el día, y en este día se siente muy apagada. No ha empezado piscina, pero tiene intención de hacerlo después de las fiestas (Navidad).

En esta sesión y las siguientes, añado los puntos Shu de espalda de los 5 órganos así como 17V para tonificar la sangre, 21VB como punto local,  14DM por ser reunión de los meridianos Yang, y aplico aguja calentada en 15IG y 16IG del hombro dolorido.

Continuo con este planteamiento y en la cuarta sesión, cuando le pregunto por el tema familiar me comenta, de manera casual y para mi sorpresa, que el tema de los hijos lo lleva bien, que es problema de ellos. Añado aruículopuntura en Shen Men, Hígado, Bazo y cervicales.

Progresivamente va manifestando su mejoría. De entrada comentando que cuando sale de la sesión de acupuntura se siente mejor, pero al cabo de unos días le regresa el dolor. Más adelante, asegurándome que parece que tiene más movilidad en el brazo (al vestirse, por ejemplo, parece que no le cuesta tanto), y que va más regularmente al baño. También empieza a ir a la piscina, y su humor fluctúa.

Introduzco algún punto de Tan (40E), así como 23RM para combatir el tartamudeo (Tan puede estar afectando al corazón e influyendo el habla).

Para la sexta sesión afirma que el dolor ha disminuido considerablemente, que ha recuperado movilidad, que se encuentra más contenta, va a la piscina, duerme mejor (ya nunca toma el somnífero) y no ha tenido en todo este tiempo ninguna crisis de ansiedad. Continúa tartamudeando ligeramente.

En la octava y última visita, simplemente  me dice que se siente muy bien, que de vez en cuando siente dolor pero no como antes. Recomiendo una revisión mensual como mantenimiento.

viernes, 2 de mayo de 2014

OFERTAS Y BONOS: ¿PÁJARO EN MANO O HAMBRE PARA MAÑANA?

Tras dos años desde la inauguración de mi centro de terapias naturales, y hasta ahora orgullosa de haberlo hecho funcionar, a pesar de las asfixiantes circunstancias, trampeando con ofertas y bonos de descuento, e intentando dar un servicio de la máxima calidad, he llegado a un punto en que siento que he quemado mis últimos cartuchos en cuanto a rebajas concierne. Y que ha llegado el momento de revisar mi planteamiento empresarial.

No estoy hablando de los “ofertones” que se encuentran en la red organizados por empresas externas, pues percibí a tiempo que este tipo de estrategia sólo beneficia al intermediario, y resulta en una ganancia mínima (cuando no pérdida) para el centro, sin ni siquiera garantizar la captación de nuevos clientes, dado que los usuarios de este tipo de promociones suelen ser cazadores de ofertas que no están dispuestos a pagar el precio estándar de un tratamiento. Me refiero a los descuentos, bonos rebajados, y otras artimañas con las que yo y otros intentamos atraer más clientes a nuestro centro, o que los que tenemos, repitan.

Y no es que resienta dar facilidades a mis clientes, pues ya me gusta premiar su fidelidad e incentivar que sigan viniendo. Pero después de este tiempo percibo que muchos de ellos sólo compran un servicio cuando está de oferta (y se que no es una cuestión de dinero, pues me hablan de sus viajes vacacionales y otro tipo de consumo), y que cada vez que lanzo una promoción agresiva, los meses siguientes pago las consecuencias, pues tengo afluencia de visitas (que vienen a realizar el servicio comprado), pero mi facturación desciende.

En los cursos de marketing para pequeños emprendedores nos aseguran que, dada la coyuntura económica actual, el consumidor es muy sensible al precio, por lo que jugar con las rebajas no parece descabellado ni desesperado: todos lo buscan y todos lo ofrecen. Sin embargo, calibrar dónde está el límite entre aflojar las tarifas y reventar precios resulta hoy en día complicado, aunque sepamos que ese límite tiene unas consecuencias, y puede estar muy relacionado con esa sensación de estar prostituyéndose y desprestigiando la profesión.

Pero para alguien como yo que siente que hasta ahora ha subsistido, que ya es mucho,  en gran parte gracias a los “dos por uno”, lanzarse a la piscina de ofrecer facilidades más sensatas y confiar en que el cliente sabrá valorar nuestro servicio, causa una gran sensación de vértigo. En realidad es como empezar de nuevo, arriesgándose a perder una clientela domesticada a base de ofertas agresivas, e intentando cultivar una nueva parroquia de individuos que se tomen más en serio nuestro trabajo, sin perecer por el camino.

La pregunta es, ¿está el mercado para tanto riesgo? ¿Sobrevivirá mi negocio a tanta competencia barata y a una comunidad de consumidores mal acostumbrados? ¿Es suficiente la calidad de mi servicio para que el centro funcione? ¿Cuál es el punto de equilibrio?


Se admiten sugerencias.

lunes, 28 de abril de 2014

Sabores, colores y emociones en Primavera


De acuerdo con la teoría de los 5 elementos, en la que se basa la Dietética Energética, la Madera es el elemento que rige la Primavera, y los órganos asociados son el Hígado y la Vesícula Biliar. La Madera está producida por el Agua (Riñón), y a su vez produce al Fuego (Corazón). Domina a la Tierra (Bazo) y es dominada por el Metal (Pulmón). Es la estación en que las energías provenientes del agua, nacen y se convierten en nueva vida. Su color es el verde, su sabor el ácido o agrio y su emoción la ira.

Así pues, los alimentos de color verde alimentan el hígado porque corresponden a su elemento, por lo que tienen afinidad por el mismo, tonificando la sangre de este órgano y desintoxicando el organismo.

El sabor ácido, en cantidad moderada, activa la circulación de la sangre impidiendo estancamientos. Tiene una función astringente y absorbente sobre los líquidos de modo que detiene la descarga anormal de fluidos corporales como la transpiración excesiva, la diarrea, la espermatorrea, la enuresis y otras secreciones patológicas. En pequeña cantidad estimula también la digestión, ya que promueve la secreción biliar y, consecuentemente, la digestión de las grasas. Además, potencia los sabores de las comidas y tiene una acción desintoxicante. Los sabores agrios agudizan el ingenio, la capacidad de percepción y el intelecto. Es un sabor apropiado para estimular el psiquismo y contribuye a organizar patrones mentales dispersos. No está especialmente indicado antes de la meditación, pero sí antes del estudio o de acudir a una clase. Por otro lado, el ácido astringe la energía del Pulmón (para tos seca), y regula la función del Corazón, concentrando su energía y el Shen o mente consciente.

Sin embargo, es un error pensar que en esta estación sólo se deba consumir alimentos de este color y naturaleza. De hecho, cuando la Primavera ya se ha instaurado, se aconseja comer dulce para proteger al Bazo de la dominación del Hígado, el cual está en plenitud, y cuanto más alterado está el Hígado, más débil está el Bazo. Pues en exceso, el sabor ácido aumenta la sed y puede llevar a la retención de líquidos, agravar úlceras, promover acidez estomacal, acidez en la sangre e irritación de piel y mucosas, por la acción de dominación de la Madera sobre la Tierra, pues bajo este elemento se encuentran el Bazo (órgano responsable de la humedad o Tan), y el Estómago. Por tanto, si el Bazo está afectado, no se deben comer alimentos ácidos. De modo que una dieta con exceso de ácido está asociada con la debilidad del Bazo, la sobreproducción de jugos por el Hígado y el daño a los músculos (dominio del elemento Tierra).

El ácido de mala calidad puede tener, además, un efecto corrosivo y desmineralizante con afectación principal de los dientes, pues los huesos son dominio del Riñón (elemento Agua), que es madre de la Madera, estableciéndose una situación en que “hijo roba a la madre”.

A nivel emocional, la ira se relaciona con el hígado, y representa el instinto natural de desarrollarse combatiendo las limitaciones del entorno. El hígado se encarga de la eliminación de tóxicos, y una alimentación cargada de alimentos fritos, grasas, y excesos en general, produce irritabilidad e intolerancia que se manifiestan con excitación y nerviosismo. En ocasiones esta ira es interna y crea estados de ansiedad que se manifiesta con malas digestiones y úlceras. Esta emoción es contrarrestada por la tristeza (por la dominación del Metal sobre la Madera) y contrarresta a su vez a la compasión (por la dominación de la Madera sobre la Tierra). Por lo que la adición de elementos picantes en Primavera, pues este es el sabor del Metal, es indicada en esta estación, para moderar la exacerbación del Hígado, así como de alimentos dulces para proteger al Bazo, como se ha comentado.

Ejemplos de alimentos ácidos: el limón, la manzana, el tomate, el cerdo y el azuki.

Todo ello explica es consagrado dicho de que “la primavera la sangre altera”, pues el hígado es responsable de nuestra irritabilidad, y también se entiende la costumbre de llevar a cabo programas detoxificantes con alimentos del reino vegetal, pues se aprovecha la energía del Hígado (que está en plenitud) para eliminar substancias nocivas, siempre teniendo en cuenta el equilibrio con los demás órganos, para poder ponernos a punto para un nuevo ciclo anual.


viernes, 11 de abril de 2014

Azufre, primavera y medicina china

Dentro del espectro de oligoelementos o minerales traza (estos elementos químicos presentes en la materia viva en ínfimas cantidades) que utilizamos en la práctica naturopática, encontramos el Azufre, el cual constituye un absoluto imprescindible en la florida estación que justo estrenamos.

Se administra en forma de Tiosulfato de Sodio, (a diferencia de la mayoría de los minerales traza, que acostumbran a ser gluconatos) y es que estrictamente hablando, no se trata de un oligoelemento en realidad, pues está presente en todas las células de nuestro organismo en niveles superiores a 0,1. Sin embargo, se cataloga y prescribe como tal, pues su formato y posología es idéntico al de los oligoelementos propiamente dichos.

El azufre nos beneficia en tres esferas principalmente: la piel, las articulaciones y las alergias e intolerancias. Así, está comúnmente indicado para cualquier tipo de patología cutánea, tanto psoriasis en adultos, como en el acné del adolescente o el eccema del lactante y todo tipo de erupciones y sarpullidos. En el área articular, el azufre no sólo se usa como oligoelemento, sino también en dosis ponderales dentro de los clásicos suplementos de sulfato de condroitina o MSM para problemas artríticos y artrósicos, pues mejora el cartílago y el tejido conectivo en general. Y respecto a reacciones alérgicas respiratorias e intolerancias alimenticias, se recomienda tanto en cuadros asmáticos o alergias estacionales, como en insuficiencias digestivas hepáticas o colopatías funcionales, pues tiene la capacidad de restaurar mucosas.

Otras indicaciones del azufre, según los autores, incluyen los estados psíquicos negativos (como la agresividad o la cólera), los problemas vasculares (varices, migrañas), y la detoxificación por metales pesados.

Si estudiamos este conjunto de propiedades bajo el prisma de la Medicina Tradicional China, percibiremos que, en realidad no se trata de tres ámbitos independientes de acción pues, por un lado, tanto la piel como el aparato respiratorio pertenecen al elemento Metal, regentado por le Pulmón, por lo que las alergias en estos dos sistemas están relacionadas. Por otro lado, tanto las articulaciones como la ira o los problemas digestivos hepáticos son dominio del elemento Madera, que gestiona el Hígado, órgano, además, responsable del proceso de detoxificación del organismo, por lo que no es de extrañar que estos síntomas formen un grupo (a pesar de su aparente desconexión) y se beneficien del mismo oligoelemento. También los cuadros de migrañas, según la medicina oriental, suelen estar relacionados con un estancamiento del hígado.

De acuerdo con la teoría de los cinco elementos, el Metal domina a la Madera, existiendo una relación, pues, entre hígado y pulmón. Y, efectivamente, al elemento Madera pertenece la Primavera, estación en la que se suelen producir las alergias respiratorias, así como les vincula el hecho de que en procesos depurativos (hígado), la piel constituya un órgano de excreción (pulmón). Es más, acostumbra a suceder que los individuos con propensión a las alergias respiratorias, lo son también a las alimenticias, una conexión más entre estos dos sistemas.

Se recomienda la toma de azufre por la noche, y puede combinarse con otros como el Selenio, para aumentar la inmunidad, o como el Manganeso en casos de reacciones alérgicas. Cabe recordar que los oligoelementos no interactúan con ninguna medicación y que no presentan contraindicaciones, pudiéndose utilizar en todos los grupos de población, incluyendo embarazadas y niños.

martes, 1 de abril de 2014

Flores de Bach y nutrición 3: Beech, la intolerancia.

El Universo dietético es amplio y profundo, y engloba un sinfín de teorías, filosofías y prácticas, que definen una diversa gama de opciones de alimentación. Desde la macrobiótica hasta la "inedia" (que defiende la posibilidad de vivir sin comida), pasando por la dieta de los grupos sanguíneos, la mediterránea, la disociada, y un largo etcétera, las alternativas son numerosas, y cada doctrina proclama su verdad como la mejor. La elección es a menudo por defecto, es decir, comemos lo que nos dicta nuestra sociedad y contexto cultural (modas) del momento. Pero en muchas otras ocasiones, es una elección consciente que implica a veces un cambio de hábitos que pueden afectar el relacionamiento. En cualquier caso, es un tema muy personal, pues se trata de nuestro propio cuerpo, y, teniendo en cuenta las asociaciones e implicaciones emocionales que conlleva la comida, también es a veces un tema delicado.

Y su delicadez radica en que esta elección nutricional tiene mucho que ver con nuestras creencias y nuestra imagen, y cuando se ve cuestionada, es algo más que nuestra cena lo que se pone en tela de juicio. La reacción más habitual en los seres humanos ante un ataque o una crítica, es una postura defensiva, o contraataque, y aquí es donde vemos un estado Beech frente a la comida. Sería el caso del vegetariano que no tolera ver a otros ingiriendo vísceras, o del consumidor habitual de alimentos basura, que se mofa del que come brotes de alfalfa, pues eso es comida para burros. En ambos casos encontramos una falta de tolerancia hacia otras opiniones, y una rigidez de ideas, que no se basa en otra cosa que en una inseguridad interna y una vulnerabilidad frente a las opiniones ajenas. Para eludir este sentimiento de víctima, se asume el rol de verdugo. El Haya nos reafirma en nuestras creencias, liberándonos así de la necesidad de juzgar y criticar a los demás. Nos aporta tolerancia, ayudándonos a convivir en un mundo plural.

Por otro lado, en cuestiones de alimentación, Beech nos viene muy a mano cuando algún alimento nos daña, pues no es más que una obvia manifestación del cuerpo de una actitud de intolerancia.


Consulta on-line de Flores de Bach en http://www.tao.cat/es/consultes-online/