sábado, 17 de octubre de 2015

HIDROLATERAPIA: EL PODER INSOSPECHADO DE LAS AGUAS FLORALES

Después de más de una década dedicada a, y rodeada de aceites esenciales, tanto en mi hogar como en mi consulta, como cuando parto de viaje, vengo a descubrir el potencial terapéutico de un producto que, hasta la fecha, había considerado del dominio de la cosmética como puro tónico facial: son los hidrolatos, también conocidos como aguas florales.


Y no podía ser sino en Grasse (ciudad aromática por excelencia y mi hogar desde hace algunos meses) y concretamente en el marco de una de mis tiendas favoritas de este lugar: L'Autre Boutique, tienda de consumo responsable, donde viniese yo a hacer tan sorprendente descubrimiento.


De la mano de François Oulmont, propietario de Rosessences, empresa productora y destiladora de plantas aromáticas, he tenido la oportunidad, en esta otoñal tarde de sábado, de reencontrarme con el fragante universo de la Aromaterapia, recordar lo que ya sabía, y aprender cosas nuevas.


Efectivamente, que los hidrolatos son la porción acuosa que la destilación de los aceites esenciales produce, y que contienen también la esencia de las plantas, es algo que he explicado en cada curso de Aromaterapia que he impartido. Sin embargo, nunca había reparado en el hecho de que al tratarse de agua, permiten una mayor absorción en el organismo y por tanto, una equivalente acción terapéutica que los aceites esenciales, los cuales son mucho más concentrados pero peor gestionados por nuestro cuerpo. Además, la baja concentración de esencia en los hidrolatos, disminuye los riesgos de toxicidad que los aceites esenciales presentan, haciéndolos aptos y seguros para la ingesta. Monsieur Oulmont nos lo demuestra ofreciéndonos una pequeña muestra de hidrolato de hinojo, diluido en agua caliente, a modo de deliciosa infusión. De paso, nos comenta que en Francia, el aceite esencial de hinojo está prohibido, excepto bajo prescripción médica, debido a que las autoridades sanitarias detectaron a ciertos individuos fabricando en casa y comercializando ilícitamente el tradicional licor francés pastis simplemente mezclando el aceite esencial de esta planta con alcohol común.

Nos habla también de dos autores especializados en hidrolatos, Lydia Bosson que aborda el aspecto más holístico y energético de la terapia con estos productos, incluyendo el re-equilibrio de chakras, y de Xavier Fernandez que presenta un enfoque más científico.

La charla deriva en el uso de distintos aceites y sus hidrolatos, la rosa damascena, la rosa centifollia (autóctona de esta región), el geranio, la flor del naranjo, entre otros, mientras van circulando los botes de hidrolatos entre los asistentes, y pulverizamos en el rostro o en el dorso de la mano estos deliciosos aromas líquidos, nos impregnamos, nos embriagamos, vamos que nos los comeríamos. Y ¿porque no? De hecho son para comérselos.