jueves, 29 de diciembre de 2016

Sabores, colores y emociones en invierno

La estación del frío y la nieve pertenece, según la Medicina Tradicional China, al elemento agua, el cual regenta el riñón y la vejiga. La emoción asociada es el miedo y, en contraposición, la valentía excesiva. El sabor que le corresponde es el salado y su color característico es el negro. 


Según la teoría de los cinco elementos, el invierno se asocia con el elemento Agua, el  cual produce la Madera y es, a su vez, producido por el Metal, domina al Fuego y es dominado por la Tierra. Al ser el momento más Yin, o frío, del año, se deben comer alimentos tibios o calientes para proteger el Yang, como son la carne, las gambas, los cereales, la soja amarilla y la negra. 

Su color es el negro (oscuridad) y su sabor el salado, por lo que alimentos salados y oscuros como las algas fortalecen los Riñones que pertenecen al elemento Agua) y tonifican también el Yang. Sin embargo, un exceso de Yang de Riñón puede provocar demasiada valentía y fuerza de voluntad, lo cual agotaría el Riñón. Recordemos que en invierno la naturaleza está completamente interiorizada y es un momento de introspección. El sabor salado es emoliente y suavizante, con la capacidad de disolver endurecimientos. Humedece y lubrica los intestinos, por lo que se usa como laxante, para tratar nódulos subcutáneos, masa abdominal y otras acumulaciones. Estimula la digestión realzando el sabor de los alimentos, estimulando el flujo de saliva y los jugos estomacales. Los alimentos salados, con moderación, tonifican el Yin de Riñón levantando el ánimo y potenciando la libido. En exceso, pueden sobrestimular los Riñones, debilitándolos y provocando inflamaciones en la piel, acné, exceso de calor o retención de líquidos. Al exceso de alimentos salados se asocia la ansiedad, la agresividad y los deseos compulsivos.

Por su relación de producción respecto al elemento Madera, en moderación, el sabor salado nutre el Yin del Hígado, flexibilizando músculos y tendones.

Para evitar la agresión del Riñón al Corazón (ciclo de control entre Agua y Fuego), se debe comer también alimentos amargos que protejan este último órgano, pues un exceso de sal en la dieta puede provocar hipertensión. Por ello, en las enfermedades cardiovasculares, los alimentos salados están contraindicados.

Ejemplos de alimentos de naturaleza salada son las algas, la cebada, el mijo, la castaña 
y el cerdo.

El miedo es la emoción asociada a este elemento y sus órganos. Cuando éstos están en equilibrio, el miedo nos permite reconocer el peligro y ser conscientes de las propias limitaciones. Las deficiencias energéticas de los riñones pueden llevar a la temeridad o a la timidez excesiva. Según los ciclos de los cinco elementos, el miedo contrarresta la alegría (Corazón), es contrarrestado por la compasión y la reflexión (Bazo), y genera la ira (Hígado). Un exceso de sal en la dieta puede provocar un desequilibrio emocional.

Artículos asociados:

lunes, 19 de diciembre de 2016

Flores de Bach y Nutrición XIII: Gorse, no hay remedio.

Múltiples intentonas de dieta, para acabar siempre cayendo en los viejos vicios. Lo intentaría una vez más, pero tiene la convicción de que no va a conseguirlo. No hay esperanza. Si su madre, pareja o mejor amiga insiste, probará la nueva dieta, aunque sólo sea para complacerles, pues en el fondo siente que lo suyo no tiene remedio.


Así se siente aquellos que atraviesan un estado Gorse, en su acercamiento a la comida. Tras un penoso recorrido por las consultas de diversos nutricionistas y naturópatas, cual vía crucis, su repetido fracaso e inevitable retorno a malos hábitos les ha agotado la esperanza. Aunque no tanto la paciencia pues, pasivamente, se dejarán convencer, quizás, una vez más, para un nuevo intento, aunque sólo sea para convencer a los demás que no tienen razón, pues el suyo es un caso perdido.

Esta forma de "profecía autocumplida" de los estados Gorse es, en realidad, una forma de escapismo. Fatigados por una batalla tan dura como es la de los cambios dietéticos y adopción de hábitos saludables, estas personas se amparan en la derrota anticipada para no tener que seguir haciendo el esfuerzo de evitar alimentos nocivos y acostumbrarse a nuevos platos. Olvidan que, cuando se trata de la alimentación (y como consecuencia, de la salud), no hay renuncia posible si se quier vivir sano. El comer sano no es una opción, pues a medida que vamos cumpliendo años, el cuerpo nos pasa factura por nuestras negligencias culinarias hasta caer enfermos.

La Ulex europaeus nos devuelve la esperanza y la confianza en nuestras posibilidades. Es un soplo de energía y de luz que nos anima a continuar y nos arrebata el pesimismo, la dejadez y la pereza. Nos vuelve a poner en contacto con la vida y nos da fuerza para la batalla, con la promesa de la mejor recompensa: el bienestar y la calidad de vida.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Plata coloidal, controvertido antibiótico natural

Usada por su importante efecto antibiótico desde los tiempos de Aristóteles, satanizada por la FDA, rescatada su reputación por la NASA, desacreditada por un famoso caso de "argiria" o piel azul, la plata coloidal es motivo de encarnecidas discusiones en foros de salud que ponen en tela de juicio su uso, a pesar de sus sólidas bases y numerosos defensores.


Se trata de un caso clásico de lo empírico versus lo científico. Uno más, como es frecuente en el campo de la medicina natural, en que la eficacia demostrada por siglos de experiencia no consigue el beneplácito de la ciencia, al no existir estudios clínicos (la mayor parte de veces), o no validar estos el producto.

Así pues, los remedios a base de plata, integrantes de la farmacopea romana, y usados en la antigüedad tanto por los médicos chinos como por campesinos en su sabiduría popular (introduciendo una moneda de plata en las jarras de agua para purificarla), evolucionaron en una forma más refinada, la plata coloidal, la cual en 1938 contaba con 95 usos registrados, principalmente su acción bactericida, funguicida y antivirica, pero también como remedio contra la tos ferina, la gonorrea o la meningitis entre otros, lista compilada por el Dr. Peter Raynolds en los años 90. Sin embargo, el descubrimiento de la penicilina desbancó el uso de la plata coloidal al resultar esta primera, a priori, más efectiva. Más tarde, la FDA se pronunció en contra del tradicional remedio como producto para uso interno al no existir estudios concluyentes que defendieran su eficacia y seguridad (aunque tampoco los hubiera que demostrasen lo contrario).

La más reputada de sus propiedades es su acción antibiótica, que podría equipararla a un antibiótico de largo espectro, pues su presencia desata una enzima que modifica el ph de virus, bacterias y hongos, provocando la muerte de estos organismos, según los trabajos de Robert O'Becker del Centro Médico Universitario de Siracusa en los EEUU. Esto la hace valiosa en un gran abanico de infecciones, desde enfermedades sépticas bucales a candidiasis, pasando por bronquitis o conjuntivitis. No en vano la mayor parte de hospitales americanos han optado por sistemas de ionización del plata y cobre para erradicar  la "legionela" en sus sistemas de agua caliente. La principal ventaja de este producto es que, a diferencia de los antibióticos convencionales, no destruye la flora intestinal benéfica, la cual constituye el 70% de nuestro sistema inmune.

La principal crítica de los escépticos se basa en su toxicidad, al tratarse de un metal pesado, asegurando estos que el cuerpo no es capaz de metabolizar la plata acumulándose esta en los tejidos y causando, entre otros efectos, la argiria o "piel azul". Un caso conocido es el de Paul Karason, que adquirió la enfermedad después de una dosis intensiva y largamente prolongada (10 años) de este suplemento. Lo sensacionalista de su aspecto, así como su presencia en un programa de Oprah Winfrey, puso sobre la mesa de la opinión pública la controversia del producto. También su uso en el embarazo es motivo de gran polémica, pues no hay estudios (de nuevo) que aseguren su inocuidad, aunque no debemos olvidar que raramente se realizan experimentos con productos en mujeres embarazadas, por lo que es imposible saber si es adecuado o no.

Sin embargo, la plata coloidal es una solución de nanopartículas de plata en agua destilada y con una carga eléctrica que hace que se repelen las unas de las otras y se mantengan suspendidas. Esto es, partículas que miden entre 5 y 100 nanómetros, siendo un nanómetro una millonésima parte de un milímetro, tratándose por tanto de corpúsculos microscópicos que pueden ser procesados y eliminados por el organismo. Cuando la medida de estas partículas es inferior a 5 nanómetro o superior a 100, pueden ser dañinas para el organismo, siendo uno de los riesgos la argiria. Esto sucede en ocasiones en la fabricación casera de plata coloidal, o en la toma desmesurada o prolongada en el tiempo como es el caso de Paul Karason (apodado, como era de esperar, "Papá Pitufo"). Su uso dentro de las medidas de seguridad establecidas no ha dado, que se conozca, casos adversos documentados.

A pesar de ello y, quizás, a causa del peso de la opinión de la FDA, la Unión Europea prohibió la venta de suplementos alimenticios de uso interno conteniendo cualquier cantidad de plata, por lo que podemos encontrar la plata coloidal como producto de uso tópico, y nada más. Las entusiastas aseveraciones, por parte de algunas fuentes conocidas, a favor de este remedio, que aseguran que cura 650 especies de microbios patógenos han ido, sin duda, en detrimento de la credibilidad del mismo. A lo cual se suma la creencia de que el resurgimiento de la plata coloidal en los años 90 se debe a motivos comerciales de farmacéuticas "new age".

Incluso para los profesionales de las terapias alternativas, que tenemos tendencia a confiar en los remedios naturales por delante de los convencionales, es difícil ignorar las críticas y los escepticismos acerca de un producto como la plata coloidal, si queremos ser objetivos y no creer a ciegas en algo. Pero al descubrir que, tanto la NASA como las estaciones espaciales rusas instalan sistemas a base de electrodos de cobre-plata para purificar el agua de los astronautas, la balanza de la opinión no puede más que decantarse a favor de este remedio.

Pues, como tantos otros productos naturales, la plata coloidal tiene bien hundidas sus raíces en el pasado y, a pesar de los posibles intereses económicos de unos y otros, si es digna de la confianza de los pioneros espaciales, es porque su uso tiene también cabida en el presente y sin duda en el futuro.

martes, 6 de diciembre de 2016

¿Quién fue Hipócrates?

Hipócrates de Cos

Conocido como "el padre de la medicina", Hipócrates de Cos (Grecia, 460 – 377 a. c.) puede considerarse como el abanderado de la era del esplendor de la antigua Grecia en el campo de la medicina y como el instaurador de las bases sobre las que se asienta la medicina occidental.

Hijo de sacerdote Asclepíada del templo de Cos, contemporáneo de Sócrates y Platón, y discípulo de Demócrito (quien a su vez fue discípulo de Pitágoras), Hipócrates es el resultado de un conjunto de influencias y circunstancias filosóficas e históricas particulares. Por una parte, la Grecia de la época constituye un caldo de cultivo idóneo para nuevas corrientes de pensamiento debido a su receptividad respecto otras culturas; de su padre hereda el conocimiento profundo del pensamiento religioso, del cual Hipócrates desligará la medicina (fenómeno sin precedentes históricos); la influencia indirecta del pensamiento matemático de Pitágoras se verá reflejada en sus teorías: 4 tipos humorales, 4 elementos de la Naturaleza (Pitágoras afirmaba que el número 4 debía presidir toda la Medicina); y las corrientes filosóficas de la época le inspiran para definir los cuatro tipos humorales, ya que estos parecen estar basados en arquetipos filosóficos del pensamiento griego.

La literatura respecto a Hipócrates es amplia y a menudo contradictoria, lo que empuja a cuestionarnos la realidad de su existencia. Sin embargo parece haber un consenso respecto a ciertos aspectos de su legado:

  • La disociación de la medicina respecto a la religión. A pesar de ser este un hecho constatado, existen diversas lecturas al respecto. Algunos autores describen a Hipócrates como el instigador de una medicina “científica” desligada de cualquier atributo religioso. Sin embargo, el concepto de “ciencia” como tal no se conoce hasta el siglo XIX, muy posteriormente a la existencia de Hipócrates. Por este motivo, otros autores consideran que esta disociación de medicina y religión se dio más como una apertura de la medicina a un ámbito más generalizado y menos misterioso u oculto que el de la religión y sus ministros. Estos autores plantean la visión hipocrática como una no tan desligada de lo divino, sino más en contacto con lo físico y con las leyes de la Naturaleza (a la cual se le atribuye una connotación divina).
    Aforismos hipocráticos
  • La descripción de los cuatro tipos humorales. Hipócrates “heredó” la teoría de los humores de su predecesor siciliano Empédocles, y la desarrolló hasta el punto de serle atribuída totalmente en algunos textos. Según esta teoría, existen cuatro “humores” o elementos en la naturaleza que conviven en el ser humano, la harmonia o equilibrio cualitativo de los cuales determinan el estado de salud del individuo. Estos cuatro tipos humorales consituyen también una primera teoría del genotipo humano.
  • El juramento hipocrático. Manifiesto que propone la práctica de la medicina bajo una perspectiva humilde, ética y compasiva, que refleja el espíritu de clase de Hipócrates.
  • Los aforismos hipocráticos. Conjunto de enunciados respecto a la salud y enfermedad que constituyen las bases del pensamiento médico de nuestra era.
  • La anamnesis. O historia clínica. Otra innovación de Hipócrates fue la constancia escrita de 42 historiales médicos que sirvieron de modelo hasta el s. XIX. Incluyen síntomas agrupados en síndromes para identificar enfermedades.  
  • El concepto de Physis. Herencia de la medicina védica de la India, que entiende al ser humano como uno integrado en la Naturaleza, y las enfermedades como alteraciones de la interrelación entre ambos. Physis es la divinidad de la Naturaleza.
Además de estos aspectos principales, Hipócrates hizo una aportación importante en cuanto a la descripción de plantas medicinales, y resaltó los beneficios de la naturoterapia (baños, reposo, gimnasia, etc.). El plantemiento hipocrático está también caracterizado por el principio de contrarios y semejantes, sobre el cual se asienta en gran parte su terapéutica.