viernes, 28 de julio de 2017

Preparados de aceites esenciales: sinergias listas para usar

Introducirse en el mundo de la Aromaterapia implica entrar en un nuevo universo de sensaciones, emociones y mucha información. Por ello, puede sin duda resultar un poco desbordante, pues la gama de aceites esenciales es infinita, y cada uno de ellos cuenta, generalmente, con un largo listado de propiedades e indicaciones que nos pueden dejar aturdidos y confusos en un primer momento.



Como néofitos, lo más probable es que, incialmente (después de habernos deshecho de los aceites y otro productos "pseudo" aromaterapéuticos, artificiales y sintéticos), hayamos adquirido un pequeño difusor y una botellita de lavanda, naranja o romero, pues estas son esencias familiares de uso práctico: en el dormitorio para relajarnos, en la sala de estar para promover la cordialidad, o en el despacho para potenciar nuestra concentración y memoria, respectivamente.

Pero tal y como nos adentramos en esta aromática disciplina, aprendemos que cuando se combinan varias esencias, estas se potencian entre ella, y es por eso que en Aromaterapia se usan mezclas de aceites, tanto para uso tópico (diluídas, en principo, en un portador), como para su inhalación (en difusores, vaporizadores o en espray), ya que de este modo se consiguen aromas y resultados interesantes.

Así, para poder crear mezclar, vamos a necesitar un cierto surtido de esencias, lo que, teniendo en cuenta que estas, si son verdaderas, tienen un cierto coste, nos puede suponer una considerable inversión (que a la larga amortizaremos, ya que los aceites se usan por gotas y pueden durar años). A no ser que adquiramos, directamente, un Preparado de Aceites Esenciales.

Cuando se trata de firmas de confianza, estos preparados son simplemente un conjunto de tres o más aceites, sin diluir ni adulterar, y por tanto se usan del mismo modo y en las mismas cantidades que los aceites esenciales indiviuales. Acostumbran a ser comercialisados en el mismo formato que los aceites (botellas de cinco, diez, catorce, diecisiete o treinta mililitros), y con diferentes nombres como "anti-celulítico", "energetizante" o "relajante", por ejemplo, orientándonos acerca de su uso.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de indicciones de cada aceite, sin duda se le pueden encontrar más aplicaciones a cada preparado, que el que su nombre indica. Por ejemplo, una sinergia "relajante" que contenga lavanda fina, petit grain bigarade y patchouli, puede ayudar también a una piel grasa a equilibrar la producción de sebo y desinfectar los comedones.

Por otro lado, pueden  servir también como base para nuestras propias sinergias, agregándo otros aceites
esenciles.

Son, sin duda, una buena opción, pues son formulados por profesionales y recogen el conocimiento y la experiencia necesarios para conseguir una buena y equilibrada sinergia, ahorrándonos no sólo un dinero, sino también el riesgo de crear un cocktail aromático explosivo e irrespirable, cuando todavía no tenemos este delicado arte muy por la mano.

miércoles, 19 de julio de 2017

Flores de Bach y Nutrición XVIII : Impatients, come despacio

Ya sea por un rasgo de personalidad o por estar inmersos en la vorágine maratoniana propia de nuestra cultura, el comer deprisa ha tomado dimensiones epidémicas entre nosotros, con las nesfastas consecuencias que ello comporta. La falta de tiempo y la prisa crónica son las culpables, y es precisamente para este tipo de circunstancias que Bach nos dejó Impatients.


En efecto, la comida rápida o "fast food" es un símbolo de nuestra era, pues satisface las necesidades de aquellos que no quieren o no pueden esperar el tiempo lógico que precisa la elaboración de un plato, pues la pausa para el almuerzo es cada vez más corta (cuando la hay), y a menudo se aprovecha para ir al dentista o hacer las compras. Por otro lado, y en sintonía con esta dinámica propia del modo de vida vida complejo y sobrecargado al que nos incita la sociedad occidental, una vez tenemos la comida en el plato, tampoco tardamos en tragar, mientras leemos, chateamos o miramos la televisión, los alimentos a los cuales prestamos poca o ninguna atención. Es realmente sorprendente, tratándose de la necesidad más básica para la subsistencia, cómo se ha trivializado el momento de comer, otorgándole poco tiempo e importancia, sin entrar en el tema de la calidad de los productos que ingerimos, y en la batalla de precios (en detrimento de esta calidad), pues no hay realmente ningún escándalo en invertir varios cientos de euros en un teléfono, pero añadir cincuenta céntimos a un producto bio nos parece aberrante. Y no hablemos de los malos hábitos.

Volviendo al tema de las prisas, comer atolondradamente es nocivo porque entorpece la digestión y puede producir gases, dolor de estómago, diarreas, estreñimiento, desnutrición e incluso intolerancias alimenticias. La digestión empieza en la boca, pues la saliva contiene enzimas digestivas necesarias para la transformación de los alimentos, y la masticación tritura cada bocado para que llegue al estómago en pequeños pedazos y pueda ser digerido. Cuando comemos deprisa, la saliva no se mezcla suficientemente con la comida ni es esta despedazada, con lo que el sistema digestivo se ve en dificultades para hacer su trabajo. La fermentación y putrefacción de los alimentos mal digeridos es la causa de los gases y la flatulencia, como la llegada de trozos grandes de comida al intestino es responsable de intolerancias y dispepsias. La alimentación rápida forma parte además de uno de los factores de riesgo para el aumento de peso.

Es por ello que tomarse el tiempo de comer tranquilos es absolutamente necesario para evitar molestos apretones de vientre en mitad de una reunión de trabajo, o simplemente para asegurar una correcta nutrición. Puesto que el ritmo de vida general no nos invita a echar el freno y consacrar un momento más prolongado a nuestros desayunos, almuerzos y cenas (una colación de menos de media hora se considera comida rápida), la naturaleza está ahí, como siempre, para ayudarnos con, entre otras, la Impatients Glandulifera como remedio floral. Esta flor está indicada para aquellos que no tienen espera ni paciencia, cuyo reloj interno va adelantado, provocando un desequilibrio con el ritmo natural de las cosas. En lo que concierne a la comida, como hemos visto, podemos recomendar Impatients no sólo a aquellos que son de naturaleza precipitada, sino a todos los que nunca han aprendido a tomarse la comida con calma. 

La toma de esta flor, además de solventar apretones y gases, puede hacernos redescubrir el placer de comer, de disfrutar lentamente de los sabores, aromas y texturas que el arte culinario tiene a ofrecer, de paladear cada bocado con exquisitez y de reencontrar en el acto de alimentarnos, todos los beneficios nutricionales, psicológicos y sensoriales que le son propios.

miércoles, 12 de julio de 2017

Estado Alfa: entre sueño y vigilia, lugar de sanación

Para aquellos que nunca han tenido el beneficio de visitar tan bendito lugar en la mente, explicaré que lo que llamamos en el mundo de las terapias naturales, el estado Alfa, se describe como ese momento mental en que no se está todavía dormido, pero tampoco despierto, hay ausencia de tensión, el cuerpo está relajado y no se experimenta estrés. Es, por ello, el estado ideal para que la sanación tenga lugar.


El nombre le viene dado por las ondas cerebrales de tipo alpha, que tienen un rango de frecuencia de entre 8 y 13 Hertzios, originadas principalmente en el lóbulo occipital durante un estado de relajación y con los ojos cerrados, las cuales se debilitan cuando nos quedamos dormidos o cuando abrimos los ojos. En estado de vigilia emitimos ondas Beta, de gran amplitud, y durante el sueño predominan las ondas Theta, que se alcanzan en estado de relajación profunda, y Delta, presentes durante el sueño profundo. Estos cuatro tipos de onda cerebral coexisten en todo momento, predominando en un estado u otro.

La música, la meditación, la hipnosis o la relajación inducida, son formas comunes de acceder al estado "alfa", tan beneficioso y necesario para nuestra salud. Pero también lo pueden ser el sonido de las olas, la mera contemplación del mar, un aroma, una oración, un mantra, un color, una imagen, una voz, o cualquier otra forma de estimulación sensitiva.

Este estado de consciencia, en que la mente está serena y el cuerpo relajado pero aún estamos despiertos, es una circunstancia muy propicia para que la sanación tenga lugar, pues nuestro ser está receptivo pero no defensivo. Es una forma de relajación consciente que no admite sentimientos destructivos como la culpa o el enfado, por lo que cualquier estímulo sanador es bien recibido por el organismo y por el espíritu, ya que no se encuentra con las resistencias habituales originadas por los prejuicios, los miedos o los malos hábitos. En este estado, la mente está receptiva a sugestiones inducidas y los cambios a un nivel profundo, son posibles. 

En base a este hecho, el psicólog mejicano José Silva desarrolló en los años 70 el conocido Método Silva, sistema de desarrollo mental, que enseña a inducir el estado alfa con el objetivo de mejorar el descanso, la concentración, la actitud positiva, la imaginación, la creatividad, la eficiencia en el trabajo y la autoestima.
Aunque ampliamente criticado, este método constituye un punto de partida en la exploración de los estados de conciencia propicios a la sanación y al desarrollo personal.

Lo que es evidente es que este estado no es, en ningún caso, un invento más del siglo XX, pues nuestros ancestros orientales ya conocían y practicaban la meditación, así como los derviches con su trance giratorio, o los chamanes, quienes, a pesar de lo que generalmente se cree, no se servían necesariamente de drogas alucinógenas para entrar en otros estados de consciencia, sino de música u oraciones. 

En nuestra sociedad, es en los centros de salud natural donde, típicamente, se intentan reproducir las condiciones óptimas para un estado alfa, con la aromaterapia, luz tenue y su música sedante, para crear un ambiente de bienestar que nos permita acceder a este bendito estado, y una vez allí, abrirnos a recibir una terapia sanadora.


Sin embargo, no tenemos por qué limitar el acceso a este nivel de consciencia a las vistas a nuestro terapeuta, pues tenemos herramientas cotidianas, como la música, los aceites esenciales, o una bañera de agua caliente y, sobretodo, la meditación, para calmar la mente, relajar el cuerpo, dejar que toda la tensión, estrés y malos pensamientos se disuelvan, y reencontrar el equilibrio. Si tan sólo decidimos permitirnos ese necesario lujo.